«…and Justice For All» 1988-2018 — ¡30 AÑOS!

El cuarto àlbum de METALLICA fue el primero de una banda underground –sí, underground– en llegar a las listas de éxitos de Estados Unidos, poniendo al Metal en la mira del mainstream mundial. ¿Cómo se gestó y porqué ese horrible sonido? Aquí te contamos la historia.

METALLICA – «…and Justice for All», agosto 25 de 1988

Cambios de tempo con pocos momentos melódicos, robustas guitarras, un controvertido sonido de batería, producción esterilizada y yerma, …and Justice For All le valió a Metallica su primera nominación a un Grammy, llevándoles a las puertas del mainstream. Era la época en la que el glam estaba en todo su furor, Def Leppard, Poison y Bon Jovi dominaban las ondas radiales y los videos de Twisted Siser y Mötley Crüe rotaban continuamente en MTV.  Y de pronto, una banda emerge del underground y se toma las listas por asalto. ¿Cómo sucedió?

EL CONTEXTO

Devastados por la pérdida de su amigo y bajista Cliff Burton el 27 de septiembre de 1986, METALLICA decidió seguir adelante, encontrando un reemplazo en Jason Newsted de FLOTSAM AND JETSAM. Para cumplir sus compromisos previamente adquiridos, y con una gira nuevamente teloneando a Ozzy Osbourne, los restantes miembros de METALLICA se presentaron por primera vez con Jason Newsted en Reseda, California, el 8 de noviembre de 1986, grabando al año siguiente el EP Garage Days Re-revisited a manera de promoción para su presentación en el cartel del festival Monsters of Rock en Donington, Inglaterra. Estas primeras instancias familiarizaron al público de la banda con su nuevo bajista, pero… ¿cómo sería el siguiente álbum de la agrupación SIN Cliff Burton?

LA GRABACIÓN

La banda tenía planeado entrar a estudio el 1º de enero de 1988, pero suproductor de cabecera, el danés Flemming Rasmussen, no estaba disponible, así que METALLICA optó por contratar a Mike Clink, ingeniero de los estudios One on One de Los Ángeles, responsable del sonido logrado en el álbum «Appetite for Destruction» de Guns n’ Roses, que había sido un éxito durante todo 1987. Sin embargo, el trabajo de Clink decepcionó a la banda y llamaron a Flemming Rasmussen para que salvara la situación. Esperando su llegada, la banda detuvo la grabación del álbum, invirtiendo su tiempo grabando dos covers de su banda favorita Diamond Head; las canciones Breadfan y The Prince fueron incluidas como Lado-B del sencillo Harvester of Sorrow.

Imagen de previsualización de YouTube

A su llegada el 14 de febrero de 1988, Flemming Rasmussen despidió a Mike Clink y comenzó a reajustar el sonido de la banda, haciendo nuevos arreglos al sonido de guitarra y reacomodando la batería de Lars Ulrich. Los miembros de METALLICA grabaron el álbum en un mismo cuarto, capturando el audio de los instrumentos por separado; cada integrante sabía cómo hacer las cosas, menos Newsted, quien estaba acostumbrado a que en FLOTSAM AND JETSAM todo se grababa en sesiones en vivo y no de manera tan operativa como en METALLICA. Jason Newsted grabaría sus partes aparte de la banda, contando con la ayuda del ingeniero asistente, lo cual le llevaría a cuestionar su impacto en el resultado final… ¡y cuánta razón tendría!

LAS LETRAS

Cuando iniciaron las grabaciones del álbum, las letras de algunas canciones seguían inconclusas. A diferencia de placas anteriores con letras que trataban sobre la guerra, ocultismo, los mitos de Cthulhu, historigas bíblicas o historias callejeras, METALLICA decidió inspirarse en la readad de los tiempos que corrían. En una entrevista, Lars Urlich describió el proceso como “los años de CNN”, ya que tanto él como James Hetfield, principal letrista de la banda, pasaban horas viendo noticias en busca de temáticas sobre las cuales escribir.

METALLICA – Eye of the Beholder

Hetfield se forzó a sí mismo a explorar temas que antes no había tocado y, de esta manera, surgieron el interés por la cuestión de la contaminación ambiental (Blackened), la corrupción del sistema judicial (…and Justice for All), la discriminación persecución (The Shortest Straw) y la censura y límites impuestos a la libertad de expresión defendida en la Primera Enmienda (Eye of the Beholder), además de la diatriba de hetfield contra sus padres en Dyer’s Eve, los sufrimientos de un soldado herido y mutilado en batalla descritos en One.

El límite entre la sanidad y la demencia se abordan en dos canciones; Frayed Ends of Sanity trata de una persona paranoica que lucha contra sus demonios internos y está a punto de perder control sobre su mente, y Harvester of Sorrow, que narra la historia de alguien que, luego de un abuso contante de drogas y alcohol, tortura a su propia familia y, habiendo perdido la razón, termina asesiándola.

Imagen de previsualización de YouTube

MÚSICA Y PRODUCCIÓN

Alejándose del canon tradicional del heavy metal, …and Justice for All puede describirse como un álbumd de metal progresivo debido a su utilización de patrones rítmicos atìpicos y cambios constantes de tempo y velocidad en una misma canción.

Rompió los esquemas de su tiempo, sus integrantes se probaron a sì mismos, llevando lo iniciado en Ride the Lightning y Master of Puppets tanto como pudieron. Dicho de otra manera, Justice es una muestra de lo que los integrantes de METALLICA eran capaces de hacer, el epítome de su destreza interpretativa y musical. De ahì enadelante, sòlo podían volver a lo simple; màs complejo y experimental no podrían hacerlo.

METALLICA – Harvester of Sorrow

En cuanto a la producción como tal, las crìticas llovieron sobre Steve Thompson, encargado de la mezcla final. El productor Flemming Rassmusen señaló que el sonido seco y compacto del álbum se debió a que ni él ni nadie estuvo presente durante el proceso de mezcla, dejando este proceso en manos de la banda. El sonido robusto característico logrado por Rasmusssen en Ride the Lightning y Master of Puppets, fue reemplazdo por un sonido seco y casi sintético de la mezcla final. De la misma manera se creyó que el bajo había quedado ‘opacado’ por las frecuencias del tono de guitarra de Hefield, pero en una entrevista del año 2015, Steve Thompson develó la verdad del asunto.

Según Thompson, un reputado productor musical con más de tres décadas de experiencia, el sonido del bajo fue reducido deliberadamente por Hetfield y Urlich durante el proceso de mezcla, realzando el tono delgado y brillante de la batería. Lo irónico es que ese sonido de batería fue emulado por miríadas de bandas en las décadas posteriores.

TRIVIA (DATOS CURIOSOS)

Blackened fue la primera de apenas tres canciones co-escritas por Jason Newsted durante sus 15 años como bajista de METALLICA. El riff principal de la canción fue escrito por él y el restode la canción fue compuesto entre Newsted y Hetfield.
…and Justice for All deriva su título de las últimas palabras del juramento a la bandera, que es recitado en las escuelas púbicas de Estados Unidos al comienzo de cada día. La canción apenas sería tocada por primera vez en su totalidad el 28 de junio de 2007 (antes sólo tocaban partes de la misma).
Eye of the Beholder tiene el mismo título de un episodio clásico de la serie Twilight Zone (Dimensión Desconocida).
Para la canción One, Hetfield tomò su inspiración para el cambio de acordes inicial Si-Sol (B-G) de la canción ‘Buried Alive’ de VENOM.
Aunque The Sortest Straw trata sobre la persecución política durante el Pànico Rojo de los años 50, el título hace referencia a un juego de azar en el que, luego de sacar la pajilla màs corta, Cliff Burton escogió la litera del bus en la cual dormirìa durante la noche del fatídico accidente en el que perdió la vida.
Harvester of Sorrow fue la única cancion estrenada en vivo por la banda antes del lanzamiento del álbum.

Imagen de previsualización de YouTube

El intro en The Frayed Ends of Sanity contiene el coro de los Monos Voladores de la película El Mago de Oz.
To Live is to Die, la canción fue compuesta utilizando líneas de bajo grabadas por Cliff Burton. Las grabaciones originales no se utilizaron así que es Newsted quien las interpreta. El fragmento hablado fue escrito por el poeta y teólogo alemán Paul Gerhardt, mientras que la frase final «all this I can not bear to witness any longer / can not the kingdom of salvarion take me home?» fue escrito por Cliff Burton.
Dyer’s Eve es el canto desesperado de James Hetfield para su padre, quien abandonó a su esposa e hijos cuando Hetfield tenía 13 años, y para su madre, devota de la ciencia Cristiana, quien murió víctima de cáncer, rehusándo cualquier tratamiento médico por ir en contra de sus creencias religiosas. Cuando murió su madre, Hetfield tenía 16 años.

LEGADO

El álbum fue lanzado el 25 de agosto de 1988, ascendiendo rápidamente en los listados de ventas, atrayendo la atención de la industria musical. Metallica entraba al grupo de los ‘cuatro grandes’, llamados así no porque fueran las mejores bandas del género, sino porque eran las que más copias de discos vendían en el momento. El 22 de febrero de 1989, Metallica se presentaba en el Shrine Auditorium de Los Ángeles tocando ‘One’ ante una audiencia de frac, smoking y traje de noche, marcando la primera vez que una banda de metal tocaba en la ceremonia de premiación de los Grammys. Nominados junto a METALLICA en la categoría de “Mejor Interpretación de Hard Rock/Metal”, estaban Jane’s Addiction, Iggy Pop, AC/DC y Jethro Tull.

La industria discográfica, la prensa especializada, los managers de la banda y hasta los propios fans, todos confiaban en que Metallic ase alzaría con el simbólico premio. Elektra Records incluso había mandado prensar una reedición del álbum con el sticker “Grammy Award Winners” (Ganadores del Premio Grammy) como celebración anticipada, mientras que algunos integrantes de Jethro Tull fueron atendieron la recomendación de disquera Chrysalis Records para que no se molestaran en asistir a la ceremonia y hacer un bochornoso ridículo, porque no tenían la más mínima oportunidad de ganarle a METALLICA.

Imagen de previsualización de YouTube

Sin embargo, en una impredecible y hasta hoy inexplicable decisión, la academia de artes y ciencias de la grabación decidió otorgar el premio a Jethro Tull. Elektra Records aprovechó la ocasión para para reemplazar el sticker arriba descrito con otro que decía “Grammy Award LOSERS” (perdedores del Premio Grammy).

De ahí en adelante, METALLICa se proyectaría hacia el estrellato y la fama mundial, integrándose a la cultura popular de tal manera que, todavía hoy en día, muchas personas se refieren al Metal como “música metálica”.

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “«…and Justice For All» 1988-2018 — ¡30 AÑOS!

  1. Crecí en los ochentas escuchando música popular y en el barrio sonaban cosas melodias que estaban muy alejadas del sonido del metal. Las primeras canciones que me intrdujeron al gusto por Metálica, fuero, las de és te disco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *