«Blood Fire Death» 1988-2018 — ¡30 AÑOS!

El álbum que marcó la transición de una banda y el nacimiento de un estilo fue lanzado el 8 de octubre de 1988. Esta es la historia de un álbum de ‘metal vikingo’ que, en realidad, no lo es tanto… ¡y aquí te contamos porqué!

BATHORY – «Blood Fire Death» [Under One Flag, 1988]

«Si “Hammerheart” es el álbum que divide a los fans de BATHORY,
“Blood Fire Death” es el álbum que los une»

Poco antes de su muerte, Quorthon estaba escribiendo la historia oficial de BATHORY, tratando de contextualizar todos y cada uno de los pequeños detalles tras la creación, composición y producción de sus álbumes, tanto en letra como en música, imagen y estética. Tristemente, la muerte le sorprendió el 3 de junio de 2004, pocos días después de haber publicado el Capítulo Octavo de su historia, abordando los temas de inspiración para las letras de los primeros cuatro álbumes de BATHORY, actualizada por Quorthon en mayo de ese año. El siguiente habría sido el correspondiente a «Blood Fire Death». Por tanto, la reconstrucción de su historia ha sido un poco más tortuosa.. ¡y por eso mismo fascinante!

Imagen de previsualización de YouTube

ANTECEDENTES

Luego de haber dejado la vara bien alta en términos de fiereza y oscuridad con «Under the Sign of the Black Mark», Quorthon decidió reevaluar sus fuentes de inspiración. Las películas de horror de los años 70 y 80, especialmente de HAMMER PRODUCTIONS, y los magazines, fanzines y novelas gráficas de horror tan abundantes durante esas décadas, sirvieron de inspiración para los cuatro primeros álbumes de BATHORY.

Según Quorthon, la temática oculsita, demoníaca y “satánica” de las letras en esos álbumes no obedecían a un interés filosófico o religioso en el satanismo, el ocultismo o las llamadas “artes negras”, sino que serían más bien descripciones narrativas de escenas que cualquiera podía ver en las películas o publicaciones mencionadas. Pero Quorthon decidió alejarse deliberadamente de la imagen y temática ocultistas y satánicas (o satanistas, según el punto de vista) por considerarlas “agotadas”, dirigiendo su mirada a otras fuentes de inspiración., Pero, ¿cómo asumir una postura anti-cristiana sin recurrir al cliché de Satán y el ocultismo?

La opción más cercana para Quorthon, desde lo estético y lo cultural, era la mitología nórdica, que tenía siglos de existencia antes de la imposición del Cristianismo sobre los pueblos escandinavos. La historia y mitología de Suecia y de los pueblos nórdicos en general, contituían una fuente de inspiración inagotable. El reto principal sería cómo abordar dichas temáticas tan propias de esa región de manera que cualquier fan de la banda pudiera captarlas, sin importar en qué parte del mundo se encontrase.De hecho, la canción ‘Equimanthorn’ del álbum «Under the Sign of the Black Mark» ya apuntaba a estas referencias cuando habla del “negro corcel de Odín de ocho patas” por lo que ya desde entonces Quorthon contemplaba una nueva fuente de inspiración.

«Valkyrie» (1869), cuadro al óleo del pintor nacionalista noruego Peter Nicolai Arbo.

En cuanto a la música, Quorthon señalaba en una entrevista de 1990 incluida en la revista Backstage #6 que la respuesta de los fans de BATHORY que pedían a gritos más canciones por el estilo de Call From the Grave y Enter the Eternal Fire brindaron una primera pista. Otro elemento decisivo, además del progreso de Quorthon como músico y compositor, fue que el joven sueco estaba bebiendo directamente del manantial de inspiración que es la música clásica, en especial la de Richard Wagner. Sin abandonar la velocidad y pesadez de su mùsica, Quorthon se concentró en hacer composiciones mucho más elaboradas y capas que mezclaban orquestación, teclados, coros y guitarras acústicas, dándole a su música un aire más épico y pomposo.

CREANDO EL MATERIAL

Originalmente, el proyecto tuvo el titulo tentativo de «Valhalla» y estaba pensado como un álbum doble que presentara en un acetato material más épico y elaborado [orientado hacia el tipo de heavy metal presente en «Hammerheart»] mientras que el segundo acetao incluiría canciones más similares a la primera época de la banda Esta idea sería expuesta y explicada en varias entrevistas entre 1988 y 1996, especialmente las de Descent Magazine #4 de 1994 y la revista sueca Backstage de 1996]. El trabajo de grabación comenzó a finales de 1987 y para la captura del audio Quorthon se enclaustró en los estudios Heavenshore —un garaje de reparación automotriz que le alquilaba un espacio aislado, en el que se había instalado una consola de ocho canales— grabando alrededor de 25 canciones, con toda la dificultad que representa grabar capas y capas de música y efectos especiales, guitarras con diferentes armonías, con únicamente ocho canales.

Imagen de previsualización de YouTube

Sin embargo, la idea de un álbum doble se consideró muy arriesgada, tanto por lo ambicioso del proyecto como por el contenido; según Quorthon, el nuevo material final parecía una mala copia de «Conan el Bárbaro», el personaje creado por Robert E. Howard, escritos estadounidense miembro del círculo de Lovecraft y padre del género de saga de espada y hechicería. Conociendo lo quisquillosos que son los amantes del metal, siempre estaba el riesgo de ser acusados de falsos, posers, de ser pésimos exsatanistas o, en el mejor de los casos, de intentar ser una mala copia de MANOWAR (o de todas las anteriores!).

Al material más “heavy” y épico se le dio el título tentativo de «Blood On Ice» mientras que el material más crudo fue bautizado «Requiem». Sin embargo, sus compañeros de sello en Under One Flag ONSLAUGHT querían titular su tercer álbum justamente «Blood On Ice» y Quorthon tuvo algunos problemas con la banda británica. Finalmente, ONSLAUGHT nunca utilizó el título, así que «Blood On Ice» se mantuvo en la mente de Quorthon. En cuanto a la influencia de Conan, esta siguió presente: el título «Blood Fire Death» fue extraído de la novela gráfica «The Savage Sword of Conan».

De lo grabado durante estas sesiones se escogieron las mejores canciones y la cinta máster fue llevada a un estudio profesional para mezclarlo y añadirle unos cuantos efectos, armando el compendio conocido como «Blood Fire Death». Pero.¿qué pasó con el resto de canciones grabadas? Haciendo un rastreo en diferentes entrevistas a lo largo de los años, puede establecerse que este material tuvo dos destinos diferentes.

Quorthon, circa 1988

En una entrevista de 1988 con Cecil Polanski para Loud ’zine #16, Quorthon menciona que «los dos LPs se grabaron simultáneamente. El próximo álbum, «Blood On Ice», ya está terminado también, y saldrá en la primavera de 1989 con el sello Under One Flag». Pero lo cierto es que había un álbum adicional, grabado también en 1988, que contendría material más orientado al estilo de los primeros álbumes de BATHORY, titulado «Requiem» [cuyo contenido habría sido totalmente distinto al álbum de BATHORY del mismo nombre grabado y lanzado en 1994].

Mientras grababa «Blood Fire Death», Quorton sabía que estaba dádole un giro decisivo a su música pero también sabía que los seguidores de BATHORY tendrían problemas para asimilar dicho cambio. En una entrevista hecha por Michael Dome para el magazine UltraKill #2 de junio de 1994, Quorthon se refería nuevamente al material hasta entonces inédito:

«Ha habido ocasiones en las que hemos hecho ciertas cosas y nos hemos dado cuenta que los fans de la banda no estaban listos para ellas. De hecho grabamos dos álbumes enteros, «Blood On Ice» en 1987 y «Requiem» en 1988, que no han sido publicados por la misma razón».

Una muestra de lo que habría sido ese álbum fue incluida en los dos primeros compilados «Jubileum», con las canciones ‘Crawl to Your Cross’ y ‘Burning Leather’:

Imagen de previsualización de YouTube

Hoy en día se sabe que las canciones para «Blood On Ice», grabadas en tres sesiones en febrero y octubre de 1988 y junio de 1989, permanecieron archivadas durante años, con sólo dos canciones de ese proyecto fueron incluidas en «Hammerheart» ( ‘Valhalla’) y «Twilight of the Gods» (‘Bond of Blood’) y el trabajo inconcluso de «Blood On Ice» se completaría entre junio y julio de 1995 para lanzar el álbum en julio de 1996; que «Hammerheart» fue un intento apresurado de Quorthon por grabar un álbum para cumplir con su contrato; que «Requiem» fue el título del intento de Quorthon por tocar thrash metal, y que «Blood On Ice», lanzado en 1996, seía el verdadero álbumtransitorio entre el metal crudo y el llamado ‘viking metal’. Otra prueba de canciones desechadas durante las sesiones de «Blood Fire Death» también fue incluida en el compilatorio «Jubileum III», titulada ‘In Nomine Satanas’

Imagen de previsualización de YouTube

¿ALINEACIÓN? ¿CUÁL ALINEACION?

En la foto interna de «Blood Fire Death» Quorthon aparece en medio de un bosque brumoso, blandiendo una espada y flanqueado por dos tipos esgrimiendo espadas similares. En esta imagen se identifica a sus acompañantes como como Vvorth y Kothaar, dos nombres que seguirían apareciendo en álbumes posteriores de BATHORY. Pero, ¿quiénes eran?

Fotografía de la “banda”, incluida en el álbum «Blood Fire Death».

Hoy en día sabemos que “Vvorth” y “Kothaar” fueron nombres utilizados por músicos de sesión —que no siempre eran los mismos—, contratados para grabar los álbumes de BATHORY, o bien amigos de Quorthon que tocaban en bandas de punk y simplemente le ayudaban en el proceso de grabación, deseando mantenerse anónimos. Además, los nombres ‘Vvorth’ y ‘Kothaar’ fueron inventados por Quorthon, con un propósito “oculto” pero de ninguna manera “ocultista”. 

BATHORY, «In The Woods». Fotografía aparecida en el especial Thrash #1 de la evista Metal Hammer en 1990.

En una entrevista telefónica conducida por Oliver Uek en 1997, Quorthon se refirió a este episodio de la siguiente manera:

«Cuando comenzamos, pensamos que tal vez deberíamos escoger algunos nombres para nosotros mismos. Y la gente en Suecia no podría pronunciarlos bien por el nombre, por el fonema TH. Ya teníamos “quorTHon”, muy similar a “baTHory”,  Fue una broma, porque porque todos tenían nombres escénicos… Gene Simmons, Lemmy, Cronos, Ozzy Osbourne, así que… ¿por qué no escogemos nombres que nadie pueda pronunciar?»

[El propio Quorthon puede confirmarte este dato durante los dos primeros minutos de esta entrevista].

LA MÙSICA

En medio del caos de los riffs de su primer álbum, Quorthon daba muestras de darle cierta estructura a sus composiciones, pero seamos sinceros: ese debut parecía más bien un VENOM mal tocado. Con «The Return…» Quorthon cimentó las bases musicales de un subgénero y «Under the Sign of the Black Mark» vio la incorporación de un estilo más organizado y estructurado en cuanto a su composición musical. «Blood Fire Death», por su parte, amplió el vocabulario musical del black metal al incorporar elementos de los estilos y subgéneros musicales que le precedían.

Imagen de previsualización de YouTube

En este álbum, Quorthon incorporó elementos del speed y thrash metal añadiendo motivos del heavy metal, sirviendo de puente entre el pasado y el futuro del metal en 1988. Canciones rápidas y punzantes que combinan el poder de Slayer y el virtuosismo en la guitarra de Metallica y Judas Priest con el estilo de composición mostrado en «The Return…» en el que se rompía el paradigma de estrofa-coro-estrofa, apostándole a una narrativa que emergía de motivos en apariencia menores.

Quorthon escupiendo fuego. Los Ángeles, 1987. Una fotografía de esta sesión aparece en el reverso del vinilo policromado (Picture Disc) de «Blood Fire Death».

La influencia de Wagner en el cuarto álbum de BATHORY puede apreciarse en el sentido de drama y propósito épico que reviste a todo el álbum, desde un lento emerger hasta un ritmo bélico y casi marcial, agresivo y febril.

El cúmulo de elementos épicos que combinan guitarras acústicas, sirviendo de trasfondo musical para la combinación de mitología ocultista tipo Slayer con el nordicismo propio de Wagner o Nitetzsche, todo ello ambientando un paraje desolado de guerra, muerte y gloria que destroza la cosmovisión cristiana, presentando como alternativa una visión naturalista y romántica (entendiéndolo como parte del movimiento artístico conocido como Romanticismo).

LAS CANCIONES

Aunque la temática ‘satánica’ siguió apareciendo en algunas composiciones, estas tenían un tinte menos serio, más en plan de mofa y burla. Una cosa era clara: Satán seguiría estando presente, aunque no se le mencionaría una sola vez. Y la manera en que Quorthon lo hizo fue, a su vez, “oculta”.

  • Oden Rides Over Nordland: Siendo “Oden” el nombre sueco de “Odín”, el àlbum inicia con relinchar y galopar de un caballo que al parecer es Sleipnir, el corcel de ocho patas de Odín, quien cabalga a través del oscuro cielo nórdico —aunque no sabemos si rumbo a Asgard o al Inframundo— ambientado con efectos de truenos y voces en coro cuya melodía recuerda un poco a «Finlandia» de Jean Sibelius. Este intro da paso al tema épico que marcó a toda una generación…
  • A Fine Day to Die: Contrario a lo que pueda asumirse, esta canción no trata sobre las gestas vikingas o los guerreros caídos rumbo al Valhalla; en una entrevista, Quorthon explicaba que había escrito la letra de esta canción teniendo en mente las luchas de los pueblos nativos de América del Norte, temática que ya había sido tocada en la canción ‘Massacre’ del álbum «Under the Sign of the Black Mark». Por su parte, el título de la cancion proviene de la manera como el jefe Cherokee Caballo Loco arengaba a sus tropas, rematando siempre con “hoy es un buen día para morir”.

Sin embargo, el verso «And for the banners of Ebal to appear / on the hill in the suns first warm rays» (y a que aparezcan los estandartes de Ebal / sobre la colina a la luz de los primeros rayos cálidos del sol») indica una referencia bíblica, ya que el Monte Ebal es una de las dos montañas en las inmediaciones de la ciudad palestina de Napiusa (ciudad identificada en la Biblia como “Siquem”). El otro monte, Garizim, ,  montículo ubicado en Palestina, así que la canción bien podría estar describiendo el panorama contemplado al alba de la batalla de Ai, justo al pie del Monte Ebal.

A su vez, los versos del intro acústico pertenecen al poema «Cassilda’s Song», incluido en el libro «The King in Yellow» de Robert W. Chambers, una colecciòn de historias de misterio y cuentos sobre lo paranormal publicada por primera vez en 1895 yque desde entonces goza de cierta reputación entre los amantes de lo extraño y lo oculto.

  • The Golden Walls of Heaven: la letra describe el ataque de las hordas demoníacas comandadas por la Bestia a las puertas nacaradas de los cielos, el triunfo de la shuestes infernales y los despojos de los batallones angelicales como trofeo del ejército de los abismos.Trivia: la primera letra de cada verso de esta canción forma un acróstico que repite ocho veces SATAN.
  • Pace ‘till Death: es una oda a la velocidad de la banda.
  • Holocaust: trata sobre la guerra nuclear, una temática recurrente que ya había sido tocada por Quorthon en las canciones ‘Total Destruction’ del álbum «The Return…» y ‘Chariotos of Fire’ del álbum «Under the Sign of the Black Mark».
  • For All Those Who Died: un cántico a las víctimas de la cristianización, de la conversión forzada, a todos aquellos cuyos gritos de piedad cayeron en oídos sordos y que murieron en la rueda, en el potro, en la hoguera. Cabe anotar que la letra de esta canción fue tomada de un poema incluido en el libro «Witches», escrito por Erica Jong y publicado en 1981.

Ilustración del artista Joseph A. Smith incluida en el libro «Witches» (1981) de la autora Erica Jong.

Por cierto, «Witches» ya había sido de influencia en Quorthon; en una de sus páginas aparece el dibujo de un macho cabrío, obra del artista gráficoJos. A. Smith. El dibujo, como bien puede observarse, fue adaptado para la carátula del álbum debut de BATHORY. Como dato adicional, la figura demoníaca en la contracarátula de dicho álbum también fue tomada del mismo libro y hecha por el mismo artista. Al parecer, el detalle del macho cabrío fue descubierto por un integrante de AVERSE SEFIRA, banda norteamericana de black metal que contrató los servicios del artista para su álbum «Advent Parallax». En 2008, cuando se contactó al sello para obtener una respuesta oficial, ya era demasiado tarde.

Quorthon había muerto y la disquera manifestó que hada podía hacer para corregir lo hecho con la carátula ni mucho menos la historia que aparece en el sitio web oficial de BATHORY. El archivo de la historia puede leerse aquí.

El acróstico en «Dies Irae».

Dies Irae: «El Día de la Ira». La canción, cuya temática ‘satánica’  es reforzada con el mensaje “oculto” en el acróstico CHRIST THE BASTARD SON OF HEAVEN, tiene dos versos que obrarían especial significado para el black metal escandinavo de la siguiente década: «As wolves among sheep we have wandered…» (como lobos entre ovejas hemos deambulado) fue el pie de imagen del Bafomet en el inserto del álbum «Soulside Journey» de los noruegos DARKTHRONE, mientras que el penúltimo verso, «even the heavens shall burn when we are gathered» fue la inspiración para título del cuarto álbum de los también suecos MARDUK

Blood Fire Death: De la mano con ‘A Fine Day to Die’ es el otro tema épico del álbum. La letra describe el ambiente que avecina la batalla que iniciará al amanecer. El paraje puede ser cualquiera y la descripción se ajusta a todo campo de batalla medieval o bien anterior a la Edad Media. El único atisbo de que esta letra trate sobre temas ‘vikingos’ viene casi al final de la canción en el verso «A chariot of thunder and gold / Will come loud / And a warrior of thunder and rain / With hair as white as snow / Hammer of steel / To set you free of your chains» (un carruaje de trueno y oro / vendrá con mucho ruido / Y un guerrero de trueno y lluevia / con cabello blanco como la nieve / Martillo de acero / Para liberarte de tus cadenas). El único ‘guerrero con martillo’ sería Thor pero eldios del trueno era pelirrojo, así que la referencia es más bien oscura y nada concluyente.

«Åsgårdsreien» (1872), pintura al óleo del pintor nacionalista noruego Peter Nicolai Arbo, expuesto en la Galerìa Nacional de Oslo.

LA CARÀTULA

La imagen que engalana la portada del álbum es el cuadro al óleo «Åsgårdreien». Obra del pintor nacionalista noruego Peter Nicola Arbo, el cuadro representa la versión escandinava de la Cacería Salvaje. Siendo un mito extendido en Europa y América, la Cacería Salvaje (conocida también como los «Jinetes Fantasma») suele asociarse con almas perdidas al mando de un líder fantasmal, casi siempre una figura histórica dependiendo del país o cultura. En este contexto, el cuadro de Arbo muestra la cacería salvaje de Odín (en noruego Oskoreia, ‘jinetes ruidosos’, o Åsgårdsreia, ‘la cabalgata de Åsgård’) con el dios Thor en el centro sosteniendo su martillo Mjôlnir en alto guiando la partida de cazadores rumbo a Åsgård.

Llama la atenciòn que, tradicionalmente,quien comanda la partida de caza es Odín, pero la licencia artística del pintor escogiendo a Thor para su cuadro le da un tono menos fantasmal y más bélico a la imagen. Sobra decir que al escoger esta imagen como caràtula para el àlbum, Quorthon marcó un hito para BATHORY.

EL IMPACTO

Con «Blood Fire Death» se sembró la semilla que daría inicio a una nueva tendencia temática y estilística en el black y death metal de la siguiente década. La mezcla de una música abrasiva con elementos épicos y melódicos y la calidez del folk rock abriría las puertas al viking metal (siendo UNLEASHED, FALKENBACH y AMON AMARTH tempranos ejemplos de ello y, en años posteriores, los alemanes MORRIGAN) y al black/death metal de tintes melódicos (con DISSECTION como su mayor exponente). Curiosamente, el propio Quorthon desestimó lo’vikingo’ de este álbum, afirmando en una entrevista de 2002 para el portal Death Metal Underground, afirmando que

«En realidad el álbum «Blood Fire Death» nada tiene que ver con los vikingos, a excepción del título del tema “Oden’s Ride Over Nordland”. Pero en realidad ese no es el punto. Si un álbum o una canción es o no es sobre esto o lo otro. Lo importante es que te genere un impacto interno.

Creo que la gente ve y escucha màs cosas que las que yo querìa poner en estos álbumes. “Blood Fire Death”, “Hammerheart” y “Twilight” han sido asociados como “los álbumes vikingos” de la misma manera que los tres primeros álbumes “Bathory”, The Return” y “Under the Sign” han sido considerados como un trío. Hace años desistí de tratar de convencer a la gente de que eso era pura mierda. Es metal atmosférico, no me preocupo mucho con la profundidad, el contexto, etc.».

Rastrear el impacto de este álbum es difícil teniendo en cuenta la plétora de bandas que han tomado prestados elementos de esta placa a lo largo de los años. Tal vez «Blood Fire Death» represente el mejor momento musical de BATHORY, y esto hablando de una discografía que es punto nodal en la historia del metal, que resume lo hecho antes de ella y lo llevó al siguiente nivel. Por esta razón es necesario apreciar este álbum fuera del contexto antes de devolverlo al lugar que ocupá en el panteón del metal.

ANEXO: UNA ADVERTENCIA SOBRE QUORTHON — CAVEAT EMPTOR!

Entre las numerosas entrevistas impresas, radiadas y televisadas de Quorthon a lo largo de sus casi 20 años de carrera musical, es fácil encontrar inconsistencias, contradicciones e imprecisiones, especialmente cuando se trataba de su vida privada, sus razones para no salir de gira y la alineación de la banda. todo esto es comprensible, especialmente si se tiene en cuenta que Quorthon intentó por todos los medios posibles de mantener su vida privada totalmente alejada de su actividad musical. De hecho, lo hizo con tanto éxito que hasta hoy en día desconocemos la razón verdadera del ataque cardíaco que acabó con su vida.

Ante todo, Tomas Björn Forsberg —su verdadero nombre— era un artista, quien durante muchos años se empeñó en cultivar una imagen de misterio alrededor de sí mismo, casi que un mito en torno al nombre «Quorthon», protegiendo su vida privada a la vez que trató de darle a BATHORY cierta dosis de espectacularidad. Un ejemplo de lo primero es que por muchos años ocultó el hecho que Stig Börje Forsberg, conocido como “Boss”, productor de los álbumes de BATHORY, era en realidad su padre biológico.

«Thor Luchando contra los Gigantes», óleo sobre lienzo de Marten Eskil Winge. Imagen utilizada en la carátula de la recopilaciòn «Scandinavian Metal Attack».

Cuando su hijo comenzaba con BATHORY, Boss trabajaba en la industria discográfica de Suecia. A principios de los años 80 había fundado el sello Tyfon Grammafon que prensó «Fire in the Brain», el álbum debut de los fineses OZ. El sello Wave, subsidiaria de Tyfon, prensó en 1983 la recopilación «Scandinavian Metal Attack» en la que debutò BATHORY.

Boss fundaría también Black Mark Productions, que al principio funcionò únicamente como un nombre para apoyar los álbumes de su hijo, pero en 191 se convirtió en un sello independiente que prensó, entre otros, placas de EDGE OF SANITY, LAKE OF TEARS, A.R.G., BATHORY, MORGANA LEFAY, FLESHCRAWL, NECROPHOBIC y una artista llamada JENNIE TEBLER quien, ¡sorpresa, sorpresa! resultó ser hermana de Quorthon… y muy buena cantante además.

Otro punto a tener en cuenta es que Quorthon era conocido como un bromista de tiempo completo, que le encantaba inventar historias para tomarle el pelo a la gente, en especial a la prensa del metal que le entrevistaba, especialmente cuando le preguntaban por su verdadero nombre. Pero cuando se trataba de negar sus influencias, no tuvo tanto éxito;  durante la primera mitad de su carrera negó una y otra vez la influencia de VENOM en su música —aunque la evidencia disponible sugiera lo contrario— y se pasó la segunda mitad de su carrera negando la influencia de MANOWAR en la época “vikinga” de BATHORY.

Sea como fuere, la música que siguió creando después de Blood Fire Death, explorando ámbitos como el thrash (Requiem Octagon), propuestas más eclécticas (Destroyer of Worlds) y la continuación del tema nórdico (Nordland I & Nordland II) y la colaboración final que hizo poco antes de morir con su hermana JENNIE TEBLER en el sencillo ‘Silverwing’ nos habla de toda la música que aún tenía por crear y dar al mundo. Su muerte, ocurrida a los 38 años de edad, privó al mundo de uno de los úsicos más prolíficos y creativos del rock en general y del metal en particular.

Imagen de previsualización de YouTube

FUENTES

Además de las notas adicionales encontradas en la discografía oficial de BATHORY, la información detallada en esta entrada puede consultarse en:

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “«Blood Fire Death» 1988-2018 — ¡30 AÑOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *