Del escarnio y la muerte social: el caso INQUISITION

El periodismo investigativo es algo delicado. Denunciar los delitos y crímenes de una sociedad siempre será algo saludable. Pero cuando se expone de manera sistemática la “ropa sucia” de unas cuantas personas, por parte de unos medios específicos, apelando al escarnio y a condena social por parte de de una comunidad, deja de ser “investigativo” y se convierte en una agenda.  

Casi inadvertidamente, el escarnio y la condena social en la comunidad metalera se está promoviendo de manera sistemática por parte de un conglomerado de anunciantes y portales que, amedrentando a sellos disqueros, promotores y publicaciones, impone su idea “correcta” sobre qué bandas, álbumes y/o artistas debe apoyarse, y cuáles deben ser perseguirdas y eliminadas del movimiento.  En diciembre de 2014, la periodista independiente Kim Kelly escribió un artículo publicado en el portal SPIN sobre los que ella consideraba los mejores álbumes de Metal de ese año, incluyendo bandas como BEHEMOTH, MIDNIGHT, DEAD CONGREGATION y BLUT AUS NORD. Pero en el segundo párrafo, la periodista incluyó estas líneas:

«El Metal sigue siendo perseguido por las temáticas que surgen de sus valores tan profundamente arraigados en sus valores conservadores, pero gracias a un incremento en conversaciones sobre racismo, política y feminismo, quienes están del lado correcto de la historia han ganado terreno sólido [en el Metal]» [Aquí puede leerse el artículo completo].

La intención es clara: para la autora, el Metal “necesita” desprenderse de sus «valores conservadoras» (¿cuáles? -ED), diversificarse y hablar de asuntos relacionados con feminismo y justicia social, añadiendo que las bandas que lo hacen («quienes están del lado correcto de la historia») van ganando terreno poco a poco.

Desde esta publicación, y debido a la coherencia que ha mantenido en su discurso durante años, Kim Kelly ha sido acusada de tener una agenda política específica, haciéndole prensa y publicitando bandas con contenidos políticamente correctos, favoreciendo a ciertas bandas sólo por tener mujeres en su alineación o por hacerle propaganda a la justicia social. Que una banda de Metal escriba letras llenas de comentarios sociales (como KREATOR, por ejemplo) es una cosa, pero abogar por hacer del Metal algo menos problemático, menos controversial, más “políticamente correcto” y, por ende, más “aceptable” y “accesible” al público mayoritario, para darle más “viabilidad” en los medios, es otra.

Darle preferencia y visibilidad a este tipo de discurso por estar “del lado correcto de la historia” no es más que el reflejo de los tiempos que corren hoy en día. Se busca de las generaciones actuales que asuman una posición, se procura una conciencia social mucho más activa, más participativa, más militante. Esta demanda de mayor compromiso ideológico es una idea excelente, y una fuerte motivación, para lograr la cohesiòn social de un movimiento que busca genrar nuevos públicos y apelar al sentir de una nueva generación.

Sin embargo, este activismo ha dado pie a que, a veces, también vaya de la mano con una agenda que se sirve del escarnio, buscando la condena y muerte social para artistas, músicos, y en este caso integrantes de bandas, que hagan apología de ideas, opiniones o ideologías políticas “incorrectas” y/o que tengan un pasado judicial en el que pueden encontrarse casos de vandalismo, pornografía infantil, violencia de género y homicidio. La manera como actúan estos portales parece obedecer a una agenda política preestablecida. Dichos portales, especialmente Metal Injection y MetalSucks, han ejercido presión sobre sellos disqueros, promotores y organización de giras y conciertos, aplicando un veto a bandas y artistas que no tengan la actitud “correcta”.

Si un integrante de una banda es reportado por atacar físicamente una mujer, inmediatamente se inicia una campaña de presión para ejercer un veto sobre esa banda, las giras que pueda hacer y el sello que lo apoye. Si el integrante de una banda utiliza simbología asociada con el Tercer Reich para provocar, es acusado de “neonazi” y se inicia una campaña de presión para ejercer un veto social sobre esa banda, las giras que pueda hacer y el sello que lo apoye. Si el integrante de una banda es condenado por homicidio, cumple su condena y decide retomar su carrera, se inicia una campaña de presión para ejercer un veto social sobre esa banda, las giras que pueda hacer y el sello que lo apoye.

Si esto suena exagerado, considera los siguientes hechos:

• Abril 28, 2014: El blog Shameless Navelgazing publica una entrada bajo el título “INQUISITION y el problema del black metal con el fascismo“, que inmediatamente fue replicado el mismo día por el portal Metal Injection con el título “La banda de black metal INQUISITION son probablemente Nazis“.
• Mayo 2, 2014: MetalSucks publica un artículo criticando la “débil negación” de Jason Weirbach, frontman de INQUISITION, sobre una supuesta simpatía con el Nacionalsocialismo. Dicho artículo alude a una entrevista publicada por Decibel Magazine en la que Jason refuta las acusaciones hechas por Metalsucks, quienes siguieron acusando a la banda en un artículo del 5 de mayo.
• Diciembre 21, 2014: Brett Stevens, fundador del portal Death Metal Underground, es bloqueado del grupo de estudios interdisciplinarios MetPol (Metal & Politics) por haber publicado en su sitio web el primer artículo denunciando la parcialización favorable de la “prensa especializada” hacia el discurso feminista, incluyente, diverso, tolerante, abierto a las discusiones socio-políticas contemporáneas de género, racismo y sexismo, que fue básicamente lo que le motivó a crear en Internet el movimiento de resistencia conocido como #Metalgate.
Febrero 11, 2015: El portal Metal Injection publica un artículo sobre la necesidad de escuchar ‘black metal cristiano’, argumentando que lo que verdaderamente define un gènero musical no es la letra o el contenido de las canciones, sino el sonido del mismo.

Emblema de VIRANESIR

Emblema de VIRANESIR

Junio 23, 2015: El diario británico The Guardian publica su artículo cuestionando la cuota femenina en los festivales de rock y metal.
Septiembre 2, 2015: La banda turca VIRANESIR (cuyo único miembro, bisexual, es de origen turco-armenio) es vetada por —y removida de— Bandcamp, ¿La razón? Los títulos de las canciones de la banda eran “muy ofensivos” para los homosexuales, las mujeres y los armenios.
Septiembre 7, 2015: Las acusaciones y el ataque mediático orquestado por Kim Kelly contra la banda filipina DEIPHAGO luego que en un incidente de malos tragos, un miembro de dicha banda le diera un puñetazo a la novia de alguien de otra banda por haberse tomado su cerveza. Kim Kelly y sus seguidores intentaron convertir el incidente en un acto político como “otro ejemplo del sexismo en el Metal”, señalando el hecho como “agresión contra una mujer”.
Octubre 10, 2015: Los señalamientos a Craig Pillard, guitarrista y vocal de la banda DISMA (integrante de INCANTATION  hasta 2008), acusado de neonazi por su proyecto STÜRMFÜHRER, y la cancelación de la presentaciòn de DISMA en el California Death Fest 2015 Maryland Death Fest 2016 y Netherlands Death Fest 2016.

Bård Guldvik "Faust" Eithun

Bård Guldvik “Faust” Eithun

Noviembre 4, 2015: La aparición de Bard “Faust” Eithun (exEMPEROR) y sus bandas STUDFAUST y BLOOD TSUNAMI en el MARTYRDOM FESTIVAL en EEUU, motivó un artículo en el portal VH1 titulado “Por qué se celebra al asesino convicto de un gay en un gran festival de Metal” recordándole a sus lectores que el músico había sido encarcelado y pagado una condena de 14 años exigiendo de la comunidad metalera mundial la condena al ostracismo del baterista noruego.
Julio 16, 2016: En su página de Facebook, MetalSucks acusa públicamente a la banda Destroyer 666 por “racista” y convoca a un boicot.
Agosto 24, 2017: Metalsucks ejerce presión sobre el sello Hell’s Headbangers por “distribución de propaganda nazi”.
Febreo 19, 2018: Los ataques a Phil Labonte, vocalista de ALL THAT REMAINS por defender el derecho a tenencia de armas de fuego, también por parte de Metalsucks.

Hoest, vocal de TAAKE (2007).

Hoest, vocal de TAAKE (2007).

Febrero 28, 2018: Metalsucks le recuerda al mundo que en 2007 Hoest, vocalista de la banda noruega TAAKE aparece en público luciendo una esvástica pintada sobre su pecho desnudo, acusándole de racismo e islamofobia, y la subsecuente cancelación de su gira por Estados Unidos en marzo del mismo año
Marzo de 2018, Twitter cancela la cuenta del fundador del portal Death Metal Underground por expresar “ideas incorrectas”.
Marzo 11, 2018: Se promueve un veto a la gira Destroyer 666 y Watain  por las declaraciones de K.K. Warslut en Suecia sobre el movimiento feminista metalero #KillTheKing.
Marzo 23, 2018: La exposición pública del caso contra Jason de INQUISITION, también por parte de Metalsucks. Ese mismo día, a través de su página de Facebook, el sello francés Season of Mist anuncia la cancelación su relación con INQUISITION.
• Marzo 25, 2018: INQUISITION es sacada de la gira norteamericana de SATYRICON y del cartel de MARYLAND DEATHFEST 2018.

Cabe indicar que los propietarios de MetalSucks, Ben Umanov (alias Vincent Neilstein) y Matt Goldberg (alias Axl Rosenberg), también son dueños de The Blastbeat Network, el mayor conglomerado de publicidad para sitios web y magazines de heavy metal y hard rock que incluye nombres como Metal Injection, Metal Insider, CVLT Nation, The Hard Times, LambGoat, Heavy Blog is Heavy y Gear Gods, y otros portales que se publicitan mutuamente y se han convertido en tastemakers, es decir, que crean gustos y preferencias de consumo, . Que una agrupaciòn sea promocionada en alguno de estos portales garantiza llegar a millones de lectores de todo el mundo; de igual manera, que un artista o banda sea sometido al escarnio, buscando la condena y muerte social en alguno de estos portales, garantiza que los adherentes a dicha condena sean también millones.

EL MANIFIESTO DE METALSUCKS

En una editorial publicada el 18 de noviembre de 2016, bajo el título “The Metalsucks Manifesto”: el sitio web perteneciente a The Blastbeat Network declara que no son un sitio web objetivo ni imparcial, que nunca lo han sido y que no pretenden serlo; que siendo conscientes del origen “de profundas raíces proletarias y de protesta política” del metal, quieren asegurarse de que el metal sea, en realidad, la voz de los desposeídos, los excluidos, y defienden “valores liberales y progresistas”. Declarando que darán preferencia a las bandas que “se adhieran” a esos mismos valores. Hasta ahí, no hay problema.

Lo preocupante es cuando MetalSucks añade que se dedicarán a denunciar a quienes ellos consideren que se opongan a esos valores, que denunciarán a los músicos que expresen ideas contrarias o que apoyen a algún demagogo. “No toleraremos racismo, misoginia o cualquier forma de intolerancia o discurso de odio. Somos guerreros de justicia social. We will not be bullied (algo así como: no toelraremos ser objeto de bullying).

Defender la equidad es algo muy loable. Darle una voz a las minorías, a los verdadereamente excluídos, es más loable aún, Pero buscar la condena social y el ostracismo a quienes no comulguen con sus valores o puntos de vista, entra dentro de la intolerancia que ellos mismos dicen combatir. Y cuando utilizan el escarnio buscando la condena social de millones de personas, hasta el punto de amedrentar sellos disqueros y promotores que obviamente se beneficiarían mucho de sus servicios de publicidad.

EL CASO INQUISITION: LOS HECHOS

Por si no estás al tanto, aquí te resumimos lo que ha sucedido hasta la fecha, con algo de contexto al final.

El 23 de marzo de 2018, el portal MetalSucks publicó una nota titulada “Jason “Dagon” Weirbach, frontman de Inquisition se declaró culpable de cargos relacionado con pornografía infantil en 2009“. Teniendo acceso a los expedientes del caso, que por cierto en Estados Unidos son de dominio público, el portal afirma que en noviembre de 2006 el Centro Nacional para Niños Perdidos o Explotados de Estados Unidos (NCMEC, por sus siglas en inglés) detectó una cuenta en el portal Photobucket en la que se mostraban fotos de menores “en edad adolescente o pre-adolescente”. Un rastreo de la IP asociada con la cuenta, el NCMEC contactó al Departamento de Policía de Everett, distrito al que pertenece la región geográfica de la IP, para iniciar la investigación correspondiente.

El artículo continúa dando detalles sobre la información recogida durante la investigación, detallando que Jason Weirbach fue acusado formalmente en noviembre de 2008 imputándosele cargos por «Posesión de Imágenes de Menores Involucrados en Conductas Sexuales Explícitas». En junio de 2009, el abogado defensor logró conciliar con la parte acusatoria un acuerdo en el que Jason Weirbach aceptaba cargos por «Exhibición Ilegal de Material Sexualmente Explícito» y «Obstrucción a un Oficial de la Ley» [Nótese que ninguno de estos dos cargos tiene que ver ni con pornografía infantil, ni mucho menos pedofilia -ED]. A cambio, el fiscal que llevaba el caso recomendó 30 días de prisión (conmutados por tiempo servido, es decir, NO estuvo encarcelado -ED), unos mil dólares de multa/fianza y dos años de libertad condicional, que incluía accfeso restringido a Internet y acudir a terapia. El artículo también lo tildaba de sex offender (agresor sexual).

Ese mismo día, Jason Weirbach publicó un comunicado y envió una carta a Axl Rosenberg, dueño y editor de MetalSucks, pidiéndole que rectificara la información publicada. Ni pornografía infantil, ni agresor sexual. Weirbach no se había declarado culpable de pornografía infantil, ni había sido considerado judicialmente como agresor sexual.

Sin embargo, la respuesta de MetalSucks no se hizo esperar…

Para refutar las explicaciones y el comunicado de Jason, el portal MetalSucks se sirvió de sutilezas gramaticales (“hubo cargos iniciales; si no hubiera habido cargos, no habría habido investigación) y tecnicismos legales (“aunque Weirbach no aparece en el registro de agresores sexuales, el Estado de Washington no requiere tal categorización), y publicando las notas correspondientes a las sesiones de terapia a las que Weirbach asistió hasta 2011. Es decir, no se rectificaron. Porque el daño ya estaba hecho.

EL CASO INQUISITION: CONTEXTO Y CONSECUENCIAS

Antes de publicar el primer artículo, MetalSucks había enviado una copia del mismo a Season of Mist, el sello francés que ha edidato los dos álbumes más recientes de INQUISITION, dàndoles un plazo de 24 horas para comentar al respecto. La respuesta del sello fue lacónica: Por tanto, el sello decidió cesar toda relación con INQUISITION antes de publicarse el primer artículo, y obviamente antes del comunicado enviado por Jason y publicado por la banda. Nótese lo malintencionado del accionar de MetalSucks.

INQUISITION estaba programada para 13 fechas durante el mes de mayo como banda telonera para abrirle a SATYRICON en lo que la banda noruega había anunciado como su “última gira del presente álbum por Estados Unidos”.  Sin embargo, el domingo 25 de marzo e conoció que INQUISITION había sido eliminada de la gira.

Desde 2014, INQUISITION estaba bajo la mira de MetalSucks. Una foto tomada durante la dècada de 1990 e incluida en un CD de la agrupación suscitó las iras de los editores de MetalSucks, quienes se aseguraron de que toda la comunidad metalera supiera de lo que ellos consideraban “las simpatías de INQUISITION por el Nacionalsocialismo”. Una serie de artículos publicados en MetalSucks, Decibel y Metal Injection levantaron polvareda, pero INQUISITION enfrentó la crisis y supo salir avante, dejando un resquemor en los editores de MetalSucks, tal como puede evidenciarse en este artículo del portal, titulado “La Débil Negación de Inquisition”.

Ahora, ¿por què se declarò culpable si era inocente? El artículo de MetalSucks da algunas pistas, y el sistema judicial de Estados Unidos tiene ciertas características que es necesario precisar.

El arreglo al que llegó Jason Weirbach es una herramienta que ofrece el sistema legal de Estados Unidos, en el que una persona puede aceptar ciertos cargos para evitar ir a juicio, en un proceso que resulta altamente costoso y que mina las finanzas de cualquier grupo musical, por exitoso y adinerado que sea (en 1985, por negarse a pagar una multa de 80 dòlares tambièn por exposición pública de material dañino a menores”, la banda Dead Kennedys fue a un jucio que duró dos años y que les costó más de 6 millones de dólares, acabando con la banda.

Jason Weirbach, frontman de INQUISITION, se declaró culpable de cargos menores que NADA tienen que ver con pornografía infantil ni mucho menos pedofilia, y acogió la recomendación del fiscal. Acogerse a esta figura evitaba un juicio costoso y engorroso, y porque la ley en Estados Unidos te presiona para declararte culpable y ellos ahorrarse el incesante e innecesario papeleo. Similar, pero no igual, a la “sentencia anticipada” del sistema judicial colombiano.

NOTA: DE HABER HABIDO PORNOGRAFÍA INFANTIL O PEDOFILIA, NO HABRÍA HABIDO MANERA EN QUE JASON WEIRBACH SE HUBIERA SALIDO DEL APRIETO.

A la luz de estos acontecimientos, es evidente entonces que, ante la ley, Jason Weirbach es inocente de todo cargo de pornografía infantil o pedofilia, no tiene cuentas pendientes con la ley y el caso quedó cerrado hace casi 10 años. Si ya un juez emitió un fallo al respecto, y el hombre no tiene cuentas pendientes, ¿a què viene la avalancha de autoproclamados jueces de la moral y salvaguardas de las buenas costumbres?

¿QUÈ ES LO QUE PRETENDEN ESTOS MEDIOS?

El clima de correctismo polìtico està permeando todas las esferas de la sociedad. El Metal no es la excepciòn, y cada vez gana màs terreno.

Necrobutcher, bajista de MAYHEM

El ensañamiento con INQUISITION, y con bandas como TAAKE, STÜRMFÜHRER, MAYHEM o DISMA, obedece a que integrantes de estas bandas han exhibido conductas, ideas o estéticas que resuenan negativamente en nuestra sociedad actual, y especialmente entre la comunidad judía, que sigue reaccionando cuando algún artista, músico, marca, et cetera, utilizan simbilogía asociada con el Tercer Reich. La intención de hacer daño, de empantanar la reputación de estas bandas, y de cualquier otra que utilice lo que llaman “símbolos de odio” (que pueden ir desde la esvástica hasta la hoz y el martillo) o “discurso de odio”, iniciando una campaña de presión sobre sellos y promotores para acabar con sus carreras y condenar a estos artistas al ostracismo y la muerte social. La evidencia disponible lo sugiere así

La reacción de la comunidad metalera, inmediatista e impulsiva, sólo es un reflejo de la carencia de pensamiento crítico en un colectivo que se precia de abrazar tópicos y temáticas que hagan contrapeso a los discursos sociales imperantes. La quema de CDs INQUISITION no difieren mucho a las quemas de libros del Tercer Reich, del Ku Klux Klan o del señor Alejandro Ordóñez, ex Procurador General de Colombia quien, en sus años universitarios, organizó una quema de libros que él y sus compañeros consideraban “impropios” e “inadecuados”, en un acto que dicha persona justifica hoy día como una “acción pedagógica”.

Si, para efectos legales, Jason Weirbach no tiene deudas con la justicia de su país, cumplió con la sugerencia de la corte y durante los siete años que han transcurrido desde el último reporte del terapeuta en el que se evidencia el esfuerzo de Jason Weirbach durante las sesiones, ¿quién eres tú para erigirte como juez, jurado y verdugo?

¿QUÈ PUEDE HACERSE?

Nos enfrentamos al sometimiento al escarnio y la búsqueda de la condena y muerte social de todo aquel que disienta o exprese posiciones contrarias al discurso imperante. Y las opciones en el horizonte no son muchas.

Desde este rincón de Internet no pretendemos darte soluciones, porque no las tenemos. Pero sí hacemos un llamado a la cordura, a la mesura, a fomentar y estimular el pensamiento crítico, a no tragar entero, a informarse antes de reaccionar.

Por ello, en estos tiempos que corren de inmediatez de la información y reacciones impulsivas que apelan a lo emocional más que a lo racional, el mayor acto de resistencia consiste, precisamente, en informarse más antes de emitir juicios de valor, a indagar más por el contexto antes de condenar, y a asumir una responsabilidad sobre la información que se comparte en redes sociales. Algunos daños son irreparables. Esperamos que este no lo lo sea.

[Espere muy pronto: El Terrorismo Estético de la Música Subterránea].

Be Sociable, Share!

13 pensamientos en “Del escarnio y la muerte social: el caso INQUISITION

  1. Estos sujetos de MetalSucks y sus blancos dueños son la peor calaña existente Ben Umanov (alias Vincent Neilstein) y Matt Goldberg (alias Axl Rosenberg).

  2. El metal es una forma de música, un estilo de vida, una forma de vida, un espejo de los más íntimos deseos, el medio por el cual los artistas y fans canalizan su ansias de libertad en contra o favor de la puta y repugnante sociedad. La peor basura mental está en decir que algo es correcto……para cada banda lo que dice en contra de la sociedad es una ley…….eso es lo que los hace auténticos y merecedores de respeto. Patearle en los huevos a la hipócrita sociedad llena de asquerosas formas de vivencia es el fín mismo de la existencia del rock. Aniquilar los pensamientos débiles y la ignorancia ciega con la espada de sangre maldita del conocimiento y la rebeldía individual.

  3. Gracias a crónicas estigias por tan sólida información, basada en la honestidad investigativa, desde el pensamiento crítico, generando contenido de peso en la balanza contra la desinformación de los medios que emergen sin control en la era líquida.

  4. Buen artículo. Justo ayer comentaba que estos parásitos de “medios” están en una clara campaña contra el Black Metal por ser el género que más se opone a los estándares sociales que ellos quieren imponer (conducta claramente fascista). Así que podemos esperarnos que saquen a la luz los defectos de la mayor cantidad de bandas para así poco a poco irles ahuyentando a los seguidores y boicoteando sus carreras. Es una guerra sucia.

  5. Muy buen artículo. Contiene un análisis pertinente y brida herramientas para interpretar la situacion de inquisition, asi como para entender las redes y monopolios mediáticos existentes en el medio del metal. Buena la argumentación con el rastreo sistematico de otros hechos que muestran las tendencias mensionadas.

    Concuerdo con las ideas de cierre, pues son pertinentes ya que los ultimos actos de muchos , ahora ex segudores de la banda, muestran que no somos muy distintos de esa sociedad que pretendemos criticar y distanciarnos de Sus parámetros morales y políticos, pero irónica y contradictoriamente replicamos con actos faltos de racinalidad crítica.

    Desafortunadamente la formacion no es prioridad. Lo prioritario es la estetica esteril con la cual presumir pero que al final, nos condena al mismo actuar de las masas fanáticas y dogmaticas que edifican idolos de barro.

  6. Esperemos que esta gran banda, como siempre lo ha hecho, logre salir avante y tengamos más Inquisition para rato. Fuerza Dagon e Incubus. La inquisición de estas revistuchas sensacionalistas no podrán con la verdadera INQUISITION.
    Saludos desde Costa Rica.

  7. Creo que los artículos en contra de las bandas por parte de las páginas mencionadas que trae a colación este artículo, se desvirtúan a si mismas porque su objetivo no busca ningún tipo de justicia, solo busca destruir al señalado; es por eso, que este tipo de artículos son menos que basura que llega a miles de seguidores con poco sentido crítico para entender el verdadero transfondo que persiguen páginas como metalsucks.
    Definitivamente no creo que este infierno que se levantó en contra de INQUISITION Los destruya, Todo love contrario, seguramente firmarán con un sello disquero que los respalde y producirán un trabajo discográfico que nos hará sentir toda la fuerza del infierno. Seguramente MetalSucks está en contra del BlackMetal uno de los géneros que posee una fanáticada bastante particular que no solo nos identifica sino que nos hace sentir fortaleza y sentir que nuestro interior también puede ser negro y oscuro. MetalSucks NO PODRÁ CON INQUISITION “Esta Inquisición es la única que no asesina, te lleva a encontrarte con el cosmos y vivir como parte de una energía superior y universal. Ave INQUISITION, Ave Satanás!
    Gracias por este reportaje tan crítico y acertado.

  8. Lo que no entiendo es pq sale a la luz este caso ahora cuando supuestamente pasó en el 2007.

    Luego hay otra cosa, si Jason vió o no pornografía infantil, que yo creo que no pq cmo dice el articulo entonces no hubiera habido plea bargain, el ya ha pagado la pena que el sistema judicial decidió para el. El no tiene ya nada que deber a la justicia con lo cual no debería de ser estigmatizado, lo mismo que Varg y demas. Así funciona la democracia y el sistema penal, luego ya si uno no quiere escuchar a las bandas pues es opción personal.

    Buen articulo y saludos.

  9. SI huele a nazi , hace señas como nazi, se tatua como nazi… como que huele a nazi. me desagrada que a las personas se les escarbe la ropa sucia… pero cuando las conductas a lo largo de la historia perduran… creo que no se puede tapar el sol con un dedo! el metal debe ser politicamente correcto? pues no que nos creemos mejor que los ragas cholos o chakas???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *