DIRGES – Letanías al Abismo (2017)

El lúgubre ulular del viento como fondo al eco de tambores que anuncia el estallido con el que inicia Tormento, el primer corte del tercer álbum de DIRGES, cuya formación para 2017 nos presenta un cuarteto poseído por el mismísimo Busiraco.

Con una producción impecable grabada por Edison Gil (NIGHTMARE, WITCHTRAP) en los estudios ITM de Medellín, Letanías Al Abismo ofrece un conjunto de siete canciones y un interludio acústico, en un compendio de riffs absolutamente cabeceables cuyo frenético ritmo, marcado en el ataque incesante de la batería, te hará clamar por más. Aunque musicalmente no inventan algo nuevo, tampoco tienen porqué hacerlo; aquí encontrarás thrash metal sin concesiones con recursos estilísticas que revisten a cada canción de elementos distintivos, con una voz que enuncia odio y violencia vertidos en cada frase, haciendo de esta placa el logro más maduro de la banda.

Formada en 1999, DIRGES es una agrupación que se ha mantenido firme y fiel al mensaje de sus letras: el odio impenitente al alienante credo cristiano, el espíritu libertario enarbolado por el metal y la diaria batalla del metalero para sobrevivir en una sociedad que apela al menor común denominador siguen presentes, sólo que en este tercer álbum la banda los aborda desde una óptica diferente y con cierto guiño a referencias literarias propias de las inquietudes de sus integrantes.

Los tópicos de las letras giran en torno a temas puntuales prevalentes en el repertorio de la banda: la guerra simbólica del metalero descrita en las canciones ‘Mi Guerra’ y  ‘Tormento’ —esta última dedicada a David Uribe Tormentor, baterista histórico y miembro fundados de DIRGES…

Imagen de previsualización de YouTube

…la denuncia a la religión institucional en ‘Odios’, ‘Paraíso’;  y el canto libertario al ‘Nuevo Dios’: el hombre, que se erige «sin fe ni religión» y cuyo reino «es de esta tierra». He aquí ejemplos de líricas que aumentarán el repertorio de himnos de guerra del metal colombiano.

El álbum cierra con dos canciones que se destacan por su letra. ‘Réprobo’, basada en la novela Los Cortejos del Diablo del escritor colombiano Germán Espinosa Valderrama’Juicio Original’ inspiradas en las Confesiones de San Agustín [Agustín de Hipona] y La Técnica y el Tiempo del filósofo francés Bernard Sietgler, en tanto la letra aborda el eterno dilema del pecado original y la condena del hombre (desde la obra de Agustín) la predestinación, el libre albedrío y la voluntad del ser humano (desde Sielgler), como un enfrentamiento entre episteme (como rasgo humano) y tekhne (que trasciende lo humano y pertenece a la temporalidad), contraponiendo las perspectiva de ambos autores: «El silencio te ahoga la oración / tu potencia es tu autodestrucción ¡No es tu voluntad!».

[Esto, damas y caballeros, es porque el metal, lejos de tener pretensiones intelectuales, representa en sí una posición más crítica y reflexiva ante la vida, especialmente en estos tiempos de aborregamiento fomentado por la interacción en redes sociales, ese espacio donde la gran masa cree que su opinión individual es tan válida como un argumento y pocos se resisten a opinar sobre el tema que esté de moda].

La carátula, obra de Diego Alejandro Gutiérrez, ilustra el momento en que los pastores de Belén deciden ignorar el pesebre, pasan de largo y siguen su camino; la oveja (símbolo del creyete) sigue al pastor  que, emancipado, lo guía junto a su grey dirigiéndose a las tiniembrlas. No huyen de la luz del conocimiento; van hacia la oscuridad del propio ser como fuente de conocimiento inmanente.

Sin demeritar las otras canciones del álbum, ‘Réprobo’ es la predilecta de quien escribe estas líneas, tal vez por ser parte del repertorio en vivo de la banda desde 2014 (incluido previamente en su casete compilatorio 15 Años: Thrash y Devastación Total de ese mismo año y en su split Guerra, Destrucción y Muerte (2017), pero ahora bien grabado), y se perfila como un favorito que será pedido a gritos enfuturos conciertos de la banda.

Letanías al Abismo es un álbum que se disfruta como un todo, especialmente en noches de tormenta cuando el interludio acústico Noctuno da un melancólico respiro al incesante embate del redoblante y las cuatro cuerdas que dan el sustento rítmico a las tenebrosas letanías de este compendio… «He venido a tu tierra, ¡Belcebú!».

Pure Metal Records

Dirges en Facebook

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *