Historia (metalera) de las pandemias – Parte II

Lejos de agotarlo, el black metal ha sido muy creativo al abordar «La Plaga», siendo aún tópico recurrente en dicha especie musical. Pero la peste bubónica llegó primero al thrash metal.

Imagen de previsualización de YouTube

Destruction. Ancient Rites. Demonoid. Cattle Decapitation. Grave Digger. 1349. Judas Priest. Poison (la de Alemania, claro). Haggard. Marduk. Hobb’s Angel of Death. The Slow Death. Brocas Helm. Loudblast. Hell. Kampfar. Nocturnal Rites. Bandas en todos los estilos, subgéneros y especies de metal que le han cantado a esta pandemia en particular: la «Peste Negra», «La Pestilencia», «La Plaga», «La Peste», «La Gran Mortandad» o, como se le conoce popularmente, la «Muerte Negra» (‘Black Death’). Pero, ¿por qué esa fascinación con esta plaga en particular?

Además de la música, la peste negra también ha inspirado lo icónico y estético del metal extremo. El ‘corpsepaint’, por ejemplo, no es más que la abstracción gt apariencia de los cadáveres infectos con peste bubónica. Pero no nos adelantemos.

Toda historia tiene un principio… ,,,y esta historia comienza…

…sí, ¡en China!

Imagen de previsualización de YouTube

LA HORDA DORADA

Las hordas el ejército mongol de Genghis Khan habían conquistado China en el siglo XII, asolando y quemando sus campos y granjas, ocasionando una disminución en comercio y cultivos. Durante el proceso de recuperación, una serie de plagas y desastres naturales a principios del siglo XIV acabaron con las cosechas, causando hambruna y desplazamiento forzado de millones de personas.

Lee también: Historia (metalera) de las pandemias – Parte I

Dicho desplazamiento y la búsqueda de nuevas tierras para cultivar llevò a la deforestación de amplias zonas boscosas y selváticas del este de China. La alteración del ecosistema ocasionó la migración de especies silvestres que, en busca de nuevos hábitat, escaparon de las selvas de China hacia Occidente.

Imagen de previsualización de YouTube

De la espesura boscosa salieron aves, roedores y otras especies que tras vivir y conviir durante milenios en un equilibrado ecosistema, habían desarrollado inmunidad a los virus y bacterias que llevaban en su sangre. Allí, en el torrente sanguíeno de estos roedores, vivìa feliz nuestra vieja conocida, la bacteria Yersinia pestis, el microscópico asesino responsable de la peste negra.

Y como una plaga surgida de las profundidades del mismísimo infierno, se desató sobre la humanidad. El cuadro de muerte que se extendería por toda Eurasia daba la impresión de que el Infierno se había deesatado en la Tierra y que el Apocalipsis estaba por venir. Pero dejemos que sea DESTRUCTION quien abra las puetas…

Imagen de previsualización de YouTube

En el último corte de su álbum debut «Infernal Overkill», los teutones DESTRCTION hacen una alegoría demoníaca de lo que fue la Muerte Negra (‘Black Death’ para Europa:

Las Puertas del Infierno, abiertas de para en par,
Legiones de la muerte avanzan presurosas,
Guiados por el poder de Satán
Mensajeros invisibles de la muerte negra
Millones de ratas, sirvientes de Satán,
invaden la tierra como una tormenta
Son muy rápidos, no muestran piedad
Una lección de guerra total
…dedos podridos…

Nadie está a salvo de la sentencia de muerte,
Nadie defiende su vida,
Porque cuando se alce el ejército de la muerte, ¡caerá el telón!
La humanidad viviendo en constante temor
Todos se quedan en casa…
¡Muerte negra! ¡Muerte negra!
El azote de Lucifer atormentando a las masas
¡Muerte negra! ¡Muerte negra!
Cadáveres hediondos demuestran Su fuerza
DESTRUCTION – ‘Black Death’ (1985)

INICIA «LA PESTILENCIA»

El primer brote de la segunda pandemia de la peste bubónica iniciò en 1331, extendiéndose rápidamente por toda la India y Asia Central. Siguiendo la Ruta de la Seda, las ratas iban tras los cargamentos de alimentos que transportaban tanto mercaderes como los ejércitos mongoles desde el Lejano Oriente hasta el Imperio Persa y el Imperio Bizantino. En los siguientes 15 años, la peste bubónica arrasò las tierras de los tártaros, Mesopotamia, Siria, India y Armenia, llevando consigo unas 25 millones de vidas. La muerte llegarìa a las puertas de Caffa, la antigua Teodosia (hoy Fedosia), en Crimea, a orillas del Mar Negro, por entonces colonia genovesa

En 1347, la Horda Dorada al mando de Jani Beg (Djianibek Khan) puso a Caffa bajo asedio. La peste ya estaba haciendo estragos en las filas mongolas, así que decidieron catapultar los cadáveres infectados sobre las murallas de Caffa para infectar a sus habitantes. Los comerciantes genoveses huyeron en su flota, llevando entre su cargamento ratas portadoras de la bacteria. En octubre de 1347, siete galeras genovesas llegaron a Sicilia y con ellas llegó la muerte.

Comenzaba con la aparición de unos bubos negros y pestilentes del tamaño de un huevo, en las ingles, cuello o axilas, extendiéndose al resto del cuerpo. Manchas negras aparecían en brazos y piernas, acompañados de un salpullido rosáceo intenso y ardor en la piel. Los bubos destilaban pus y un olor nauseabundo, y sangraban a la menor incisión. A los bubos seguía una fiebre intensa, calambres dolorosos y malestar general, mientras la sangre infecta invadía intestinos y pulmones, proocando tos y vómito de sangre. La mortalidad, de un 80%, llegaba entre tres y siete días luego de la aparición de los bubos. Los cadáveres se apilaban en las calles, y sus rostros quedaban con areolas negras alrededor de ojos y boca.

Otra manifestaciòn de la muerte negra, causada por la misma bacteria, fue la peste neumònica. La fiebre inicial iba seguida por una tos con esputo de sangre, ya que la bacteria infectaba los pulmones. A los dìas el esputo daba paso a un vòmito fluido y constante de sangre color rojo claro. La muerte llegaba en menos de siete dìas del contagio, con una mortalidad del 95%.

Por su magnitud y extensiòn, esta pandemia fue llamada «La Gran Mortandad», «La Gran Plaga» o «La Gran Pestilencia» por los cronistas de la època. Sin embargo, fue el astrónomo  belga Covino quien acuñò el nombre que se refiere especìficamente a la peste bubònica del siglo XIV con su nombre màs conocido: Mors Nigra o Atra Mors: «La Muerte Negra».

Imagen de previsualización de YouTube

He llegado; Yo, la dominante
Virulenta, soy la influencia imperceptible

La antiguedad es mi fuerza;
desataré sobre el mundo my mensaje solitario,

Diezmarè los siglos y perseguiré con calmo desespero…
Me llamarán «La Gran Mortandad», una mácula en el tiempo
Lúgubre, implacable; terribilidad que llevaré durante eones,
La travesía cesará sòlo a la sombra de mi tarea terminada
Morirán de día y de noche, en la calma nocturna, en las trincheras profundas
Develaré los misterios de este universo, no dentro de las cálidas estrellas,
Si no bajo los yermos camposantos, con frío desdeño y miseria
Pues no es el canto de ángeles lo que te llama,
Si no los salvajes gemidos de muerte
— EVOKEN – «Atra Mors»

La canción ’14th Century Plague’ de los suecos DEMONOID puede ser un excelente abrebocas a este apartado. Dos àlbumes conceptuales de Doom Metal vienen a la mente; «Atra Mors» (2012) de los estadounidenses EVOKEN y «Dark Days» (2008) de los australianos THE SLOW DEATH. Densos y sobrecogedores en su propuesta musical, ambos constituyen una experiencia de audiciòn nocturna a ojos cerrados en medio de la penumbra. En su àlbum «Dark Days», THE SLOW DEATH narra la historia de un hombre que, tras años de ausencia, vuelve a su tierra natal para encontrarla llena de cadáveres pestilentes. Es la plaga, y el errante hijo pródigo ha regresado sólo para morir. Este es el tema título que sirve de cierre a su álbum.

Imagen de previsualización de YouTube

Dos días después de nuestra reunión,
Recibiré la última caricia del Señor,
Besos escarlata en todo el pecho
Piel hinchada y magullada de aspecto aterrador
Y van cayendo en la fiebre,
Sangran, se ahogan en su propia sangre,
Las heridas destilan pus,
Hasta que cesa su aliento.
— THE SLOW DEATH – ‘Dark Days’

La pestilencia se extendió por toda la isla, pasando a la peníncula itálica. En enero de 1348, otras galeras genovesas llegaron a Gènova y Venecia, pero el brote de la peste fue en Pisa. A finales de enero, una de las galeras zarpò de Italia rumbo a Marsella, y la pestilencia se extendió por Francia, España y hacia el noroccidente de Europa.

A inglatera llegò en julio de 1348, y se esparció hacia el este y el norte a lo largo de Escocia, Alemania y Escandinavia. La peste llegó a Noruega cuando un barco atracò en la isla de Askøy, llegando luego al puerto de Bjørgvin (la actual Bergen, en Noruega) y a Islandia. En su álbum debut «Dark Medieval Times» (1994), SATYRICON traía una inscripción gigante «Pesten, 1349». 

Por su parte, los noruegos KAMPFAR pinta el paisaje desolador que dejó tras de sí la plaga, en la canción ‘Swarm Norvegicvs‘ , incluida en su álbum «Djevelnakt» (2014).

Imagen de previsualización de YouTube

Ratas! La plaga se propaga, las ratas se alimentan,
Ratas! El hedor, la sangre cae,
Ratas! Niños arrastrándose, diablos alimentandose,
La piel se rasga, en el triunfo de la luna plateada,
Banderas negras, llamas y el hedor de sangre a la luz de la luna
— KAMPFAR – Swarm Norvegicvs.

La mortandad no distinguía clases sociales. Bajo el monopolio de la Iglesia Católica, la Europa Medieval era particularmente religiosa –y muy supersticiosa. La mezcla de supersitici{on y devoción llevó a nobles y siervos por igual a buscar refugio en la religión.Tal vez grandes muestras de contrición y penitencia, Dios se apiadaría y les cubriría con su mano. Imploraron la protección del Papa. Seguramente, la Iglesia sería inmune a la plaga. No fue así.

La peste llegó a la corte de Aviñón, sede papal en aquel tiempo, acabando con la mitad de los sacerdotes y la tercera parte de los cardenales. Las ciudades parecían pueblos fantasma; las personas morían en tal cantidad que no alcanzaban a ser enterrados y el hedor pestilente de los cuerpos putrefactos por la enfermedad enrarecían el aire. GRAVE DIGGER lo cuenta mejor:

Imagen de previsualización de YouTube

Dolor y muerte se propagan por doquier
Enfermedad maligna flota en el aire
Cadàveres se pudren, vivir para morir
El destino elige a ojo cerrado
Tantoegra domina la campiña y avanza fiera por la tierra
Víctimas caen como moscas, no parece haber fin
Ciudades hechas pueblos fantasma, esperando qué vendrá
Algunos son ricos, otros son pobres
Reyes y reinas, mendigos y tontos
En la muerte, todos son iguales
La Muerte Negra, domina la tierra, no hay buenos ni malos
Ninguno es fuerte o poderoso, todos deben agachar la cabeza
Todos son iguales, todos mueren igual
No hay salvación, sólo hay muerte
— GRAVE DIGGER – ‘Black Death’

Esta segunda pandemia de peste bubónica tuvo un número de víctimas nunca antes visto. Se calcula que la peste segó la vida de las tres cuartas partes de la población europea de la epoca, con un saldo cercano a los 100 millones de muertes y un profundo impacto en lo político, económico, social y cultural.

La cercanía con la muerte permitió el florecimiento del arte macabro, dando tranquilidad a los pueblos; la Muerte, nuestra eterna compañía, nos alcanza a todos, y nos desafía a no decaer, a convivir con el horror de la enfermedad, y a seguir adelante, pese todo

«El Triunfo de la Muerte» de Peter Brueghel, "El Viejo" (1562).

«El Triunfo de la Muerte» de Peter Brueghel, «El Viejo» (1562).

A su vez, tanto el poder político como el religioso fueron incapaces de contener o mitigar la enfermedad, mucho menos dar respuesta a ella. Esto, a mediano plazo, tuvo un fuerte impacto en la mente colectiva de las naciones: tal vez la religión no era tan necesaria. Luego de esta primera gran oleada de mortandad, el segundo brote de la pandemia fue intermitente, alcanzando sus mayores picos en los años 1360–1363; 1374; 1400; 1438–1439; 1456–1457; 1464–1466; 1481–1485; 1500–1503; 1518–1531; 1544–1548.

Durante el brote de 1543, el médico, ocultista y astrólogo francés Michel de Notre-Dame (sí, el famoso Nostradamus) vivía en la población de Agen, al sur de Francia. Desde allí recorría las comarcas del sur de Francia y el norte de Italia, ayudando a combatir la peste. Salvó a muchas personas, pero no pudo salvar a sus dos hijos y su primera esposa, que murieron a consecuencia de la plaga. En dos álbumes conceptuales, la agrupación alemana HAGGARD narra su historia durante estos años. En una dramatización casi al final de este fragmento, la mujer grita «¡Es la peste! Es la peste! ¡Sálvese quien pueda!«.

Imagen de previsualización de YouTube

En el álbum «And Thou Shall Trust… the Seer» (1997), cuenta cómo Nostradamus viaja por el sur de Francia y norte de Italia cuidando y tratando de curar a los enfermos de la peste bubónica, mientras sus dos hijos y su primera esposa muerten a causa de la plaga. Por su parte, en «Awaking the Centuries» (2000), se narra el período en el que Nostradamus se dedica al ocultismo y la astrología, profetiza en la corte francesa y compone sus ‘Centurias’, donde plasma sus profecías y predicciones para el futuro de la humanidad.

La historia de Nostradamus durante la época del brote de la plaga es el tema central del álbum conceptual «Nostradamus» de JUDAS PRIEST. Su canción ‘Pestilence and Plague’ resume el tono del álbum y, tal vez, del momento histórico que quiere narrar:

Imagen de previsualización de YouTube

Cosecha lo que sembraste, de nuestra codicia,
y nuestros tesoros, s
on más de lo que necesitamos,
y ahora son más de lo que valemos (…)

Ahora, ¿podemos vivir en desesperanza y zozobra?
Nuestros niños están perdidos, junto a todo lo que amamos,
La plaga se extiende, destruyendo nuestra cultura,
El fin de nuestra civilización viene de lo alto,
Caímos en tentación, buscando la gloria,
Y el precio que pagamos, es la caída del hombre
— JUDAS PRIEST – ‘Pestilence and Plague’

Las condiciones de higiene en la Europa del Renacimiento no eran mucho mejores que en la Alta Edad Media; la Inquisición seguía imponiendo restricciones a la práctica de la medicina y los siguientes brotes de la peste tuvieron lugar en varias partes del Viejo Continente durante los años 1563–1566; 1573–1588; 1596–1599; 1602–1611; 1623–1640; 1644–1654; y el devastador brote final de la plaga en 1664–1667, que se sintió con fuerza en las Islas Británicas, donde se le conoce como «La Gran Plaga».

En 1666, el brote de la Gran Plaga coincidió con el Gran Incendio de Londres. A modo de penitencia, y  tratando de aplacar la plaga, procesiones de flagelantes las calles londinenses azotándose entre sí para expiar las culpas colectivas que, según  creían los fieles devotos de Londres, atrajeron sobre sí el castigo divino. Este brote en particular es abordado en los álbumes conceptuales «Black Death» de los estadounidenses BROCAS HELM y las canciones ‘Bubonic Plague‘ de los australianos HOBB’S ANGEL OF DEATH y ‘King Pest’ de los teutones GRAVE DIGGER. Pero nadie mejor que HELL para pintarnos este paisaje musical.

Imagen de previsualización de YouTube

Formada en 1982, disuelta en 1987 y activa nuevamente en 2008, esta banda de la NWOBHM, narra ambos sucesos desde la perspectiva de un testigo ocular de los hechos:

Ampollas rosáceas en su piel
Flores marchitas se deshacen en su mano
Destruyen el amulento de la suerte,
Nos maldice con moscas, leyendo los ritos funerarios,
«Bienaventurado el pueblo», es una mofa
Del clero que aprueba el beso de la muerte
«Anillos de rosas», cantan los niños,
Las campanas de la plaga negra anuncian
La pira funeraria, para el mendigos, curas y reyes.
La nobleza no es refugio, huye, pero el azote està por doquier
La plaga y  el incendio son señales de Dios
Satán ha enviado un plan tan cruel como enorme.
— HELL – ‘Plague and Fyre

Aquí debe hacerse una precisión: «Anillos de rosas», (‘Ring-a-ring of rosies‘ o bien ‘Ring around the rosies‘ es una ronda infantil muy popular en Gran Bretaña. Los versos de la canción hacen referencia a los síntomas de la plaga (los «anillos de rosas, flores y otras cosas» referencia las ampollas rosáceas en la pie) y la muerte inminiente contagiada por la tos. La rima, que se canta hasta nuestros días, es referenciada en sus letras sobre la plaga, como BROCAS HELM y NIGHTWIISH, entre otras

Imagen de previsualización de YouTube

♫♪ Ring around the rosies / pocket full of posies ♪♫
♪♫ A-tishoo! A-tishoo! We all go down ♫♪
Anillos de rosas, flores y otras cosas, / Achís! Achús! Y todos a caer«]

Pero si en Europa la pandemia arrasaba, en las Américas dos enfermedades causaron una inmensa mortandad: nuestra vieja conocida viruela yel cocolitzi, una enfermedad contagiosa que diezmó al Imperio Azteca, cuyo brote coincidió con la llegada de las tropas de Hernán Cortés a los dominios de Moctexuma. Esta historia, además de las pandemias del siglo XIX y XX como la tuberculosis, la tisis y la influenza, narradas desde el Metal, será objeto de nuestra tercera parte.

Be Sociable, Share!

1 comentario en “Historia (metalera) de las pandemias – Parte II

  1. gracias por ponernos en contexto a nivel mundial acerca de pandemias en paralelo al metal………..nos culturizamos en que somos unos ignorantes y «mal hablados» del tema….mucha enseñanza en letras simbología, y hasta efectos sonoros del metal en la historia de la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *