IRON MAIDEN – Parte III: Dineros, demo y despidos (1978-1979)

Para celebrar los 40 años de su primer álbum, te contamos qué hizo IRON MAIDEN durante los cuatro años desde su formación hasta su debut.

IRON MAIDEN (1978) – De izq a der: Dave Murray, Paul Di'Anno, Paul "Mad Mac" Cairns, Steve Harris y Doug Sampson. Imagen tomada de «Iron Maiden: The Early Years DVD»

IRON MAIDEN (1978) – De izq a der: Dave Murray, Paul Di’Anno, Paul «Mad Mac» Cairns, Steve Harris y Doug Sampson. Imagen tomada de «Iron Maiden: The Early Days DVD».

Esta es la formación que grabó el demo de IRON MAIDEN. Y si te extrañas por ver un quinto miembro, es porque Dave Murray no fue el único guitarrista en el demo. Más detalles desconocidos de la banda en esta tercera entrega.

En noviembre de 1978. IRON MAIDEN completaba tres años con cinco alineaciones diferentes, un sólido repertorio de cuando menos 15 canciones propias, más de 60 conciertos, una horda de fieles seguidores y ninguna grabación oficial… pero nada les había caído del cielo.

Te puede interesar: IRON MAIDEN Parte II: Desastres, dramas y demás (1977-1978)

La rutina de IRON MAIDEN era exhaustiva; la banda ensayaba todos los domingos, de 2:00 pm a 8 p.m. o incluso hasta las 10 de la noche, en un estudio casero del East End londinense. Casi todos los conciertos eran en Londres y la banda utilizaba una van para desplazarse por la metrópoli hasta el pub donde tuvieran conciertos. Al fin y al cabo, para un organizador de eventos es más rentable pagar por la gasolina para una furgoneta que pagar por tiquetes individuales de transporte.

Si debían tocar en dos o más localidades, dentro o fuera del Gran Londres, se montaban en la van, llegaban al lugar del evento, descargaban sus equipos, hacían el montaje, desmontaban todo, lo subían a la van –ellos mismos y los tres o cuatro amigos que les ayudaban. Siguiendo hasta su próximo destino, la banda regresaba tarde en la noche o temprano en la madrugada, y de ahí cada quien a su sitio de trabajo ordinario. Todos ellos eran obreros y trabajaban en fábricas o talleres.

Lee también: IRON MAIDEN – Parte I: Despierta la doncella (1973-1975)

DINEROS DEDUCIBLES

Ya que hablamos de inversiones, es preciso resaltar un detalle, desconocido para muchas agrupaciones, especialmente en el metal underground, y es el tema financiero. En IRON MAIDEN, al igual que en toda banda que se tome en serio a sí misma, cada integrante aporta una contribución mensual, para pagar los gastos fijos, es decir, el alquiler del lugar de ensayo, mantenimiento de equipos y el dinero excedente para ir comprando equipos propios.

En su primer año, el excedente recaudado por los integrantes de MAIDEN se reinvirtió comprando una consola para sus conciertos y un sistema de luces propio. Al principio tenáin un sistema de luces casero, hecho a base de latas de hojalata pintadas de negro con instalaciones de luces eléctricas adentro, todo ello por la labor de Dave “Lights”. Poco a poco, Dave fue añadiendo elementos adicionales; más luces y una pirotecnia casera a base de cordita. Dave Lights era el encargado de hacer el montaje de luces y manejar la consola de sonido, mientras que Vic Vella ayudaba a la banda a descargar sus instrumentos y amplificadores de la furgoneta que usaban para desplazarse.

La confiable «Green Goddess», la furgoneta de IRON MAIDEN (c. 1979). Imagen tomada de «Iron Maiden: The Early Days DVD».

La confiable «Green Goddess», la furgoneta de IRON MAIDEN (c. 1979). Imagen tomada de «Iron Maiden: The Early Days DVD».

En esa época, Harris guardaba los instrumentos y equipo de la banda en el garaje de la casa de su abuela en Leytonstone, East End de Londres, pero como la banda tenía un fondo común, Harris pudo hacer un préstamo de £3,000 (unos 12 mil dólares de hoy) para comprar un gear decente para la banda; amplificadores, su propio PA y una van/furgoneta propia: Una GMC Redline Lorry, a la que bautizaron «The Green Goddess» («La Diosa Verde»).

Todo este arduo trabajo ya estaba cosechando frutos, pero la banda no tenía grabaciones oficiales hasta entonces, ni siquiera para utilizar como material promocional. Harris decidió que había llegado el momento de entrar a estudio.

DECIDIENDO EL DEMO

En agosto de ese año, Dennis Wilcock había formado su propia banda, llamada V1. A sus filas se había sumado Terry Wapram (su compañero en MAIDEN) y la banda habían grabado un demo en los estudios Spaceward en Cambridge. [GIBRALTAR, otra banda de Wilcock, también grabaría allí su demo].

Imagen de previsualización de YouTube

Harris considerò que el sonido àllì logrado se ajustaba a lo que buscaba para su banda y decidieron grabar allí también. Utilizar algún pequeño estudio de Londres era mucho más económico, pero la banda prefirió invertir en calidad: tal vez esta sería su única oportunidad de hacer una grabación de manera profesional, por lo que “ahorrar costos” podía ser “una falsa economía”; dicho de otra manera, “lo barato podría salirles caro”.

Tanto la reserva como el pago de las horas de estudio se hizo con un mes de antelación. Los únicos días disponibles eran el 30/31 de diciembre, en horario nocturno; en esas fechas, la humanidad está ocupada celebrando la llegada del nuevo año, y el mes de diferencia le daba tiempo suficiente a la banda para encontrar un segundo guitarrista. Nuevamente, Harris puso un aviso en la revista «Melody Maker» y la respuesta fue abrumadora: las audiciones se extendieron por un par de semanas y jóvenes de todo el país se presentaron para la audición, viajando por bus, tren o auto incluso desde Escocia.

Las audiciones se extendieron durante semanas, Decenas de aspirantes se presentaron, sin éxito alguno. Finalmente, cuando Harris estaba a punto de tirar la toalla, hace su audición un guitarrista que tenía todo lo que la banda estaba buscando. Además de la destreza interpretativa —necesaria para seguirle el ritmo a Dave Murray– tenía el fuego, la actitud, carisma y presencia escénica: el paquete completo. Su nombre era Paul Cairns.

Paul “Mad mac” Cairns se integró a las filas de IRON MAIDEN en otoño de 1979 y, junto a Paul Di’Anno, estuvieron ensayando constantemente con la banda, aprendiendo su repertorio. Al fin y al cabo, los dos eran “los nuevos” en la banda.

Finalmente, llegó el día. A bordo de dos vans (la confiable Green Goddess y la furgoneta de Cairns), los cinco integrantes de la banda y tres de sus roadies /amigos más cercanos (Vic Vella, Pete Bryant y Steve “Loopy” Newhouse) se dirigió a Cambridge para grabar su ahora mítico demo, en medio de una fuerte nevada, llegaron a los Spaceward Studios de Cambridge el 30 de diciembre de 1978.

Y aquí viene un dato, omitido durante años en la “historia oficial”. Sospechado por unos cuantos y desconocido para la mayoría, en la primera grabación oficial de IRON MAIDEN hubo un segundo guitarrista. Su identidad y participación permaneció oculta hasta 2009, fue hecha público en 2011 por el periodista croata Stjepan Juras en su libro «Steve Harris: The Clairvoyant» y confirmado finalmente en 2013.

DEVELANDO LO DESCONOCIDO

Paul “Mad Mac” Cairns permaneció en la agrupación hasta el mes de abril de 1979. Reconstruir su paso y participación en IRO MAIDEN es posible gracias a la labor investigativa de Ricardo Lira, Barry Considine y Stjepan Juras. Porque si bien su paso es mencionado en la “historia oficial” de la banda, su participación en la grabación del demo fue omitida durante décadas.

En la entrevista para el libro de Stjepan Juras, el propio Paul Cairns cuenta al detalle su participación en las sesiones de grabación, cuáles solos de guitarra son suyos y otra serie de detalles que únicamente alguien prsente en las sesiones podría conocer. Además, en las páginas del libro se incluye esta foto, tomada en la entrada de Spaceward Studios en Cambridge, que desde su publicación ronda por las redes sociales. Aunque un poco borrosa, se puede distinguir a Steve Harris, Doug Sampson, en el centro, Paul Cairns con su perro ‘Nelson, y menos evidentes, Dave Murray y Paul Di’Anno.

IRON MAIDEN en los estudios Spaceward de Cambridge. Diciembre 31 de 1978. Foto original en el sitio web de Spaceward Studios. Retocada por Ricardo Lira.

IRON MAIDEN en los estudios Spaceward de Cambridge. Diciembre 31 de 1978. Foto original en el sitio web de Spaceward Studios. Retocada por Ricardo Lira.

Era la primera experiencia de la banda con una grabación profesional. El estudio, aunque modesto y que había comenzado a operar hacía relativamente poco, tenía una consola multi-track de 24 canales y dos ingenieros de grabación comprometidos con su labor: Mike Kemp, quien se encargaba de la captura del sonido, y Gary Lucas, quien usualmente se ocupaba de la mezcla.

El material escogido (‘Invasion’, ‘Strange World’, ‘Iron Maiden’ y ‘Prowler’) estaba bien ensayado, por lo que el proceso de grabación transcurrión sin mayores complicaciones.

Registro de IRON MAIDEN en Spaceward Studios. Imagen tomada del sitio web de Spaceward Studios.

La banda se encerró en el pequeño cuarto de grabación para hacer el registro en directo, mientras que Di’Anno estaba en la sala principal. por aparte, escuchando la banda con audífonos mientras ensayaba y cantaba sus partes pero sin grabar la voz. La idea era capturar la sensación de la banda en vivo, mientras que Di’Anno, observando la banda a través del ventanal de la sala de grabación, supiera exactamente en què momento le correspondìa entrar. Esta primera sesión terminò ya entrada la noche.

Terminada la sesión del primer dìa, debía solucionarse dònde se iba a pasar la noche.

Yendo al pub local situado justo al otro lado de la calle, Paul se las ingenió para “levantarse” una chica y convencerla para que ella les dejase dormir en su apartamento a él, Doug Sampson y Dave Murray. Vic Vella y Pete Bryant durmieron en la van Green Godess, Steve, y Dave Newhouse durmieron en el piso del estudio. Y Paul Cairns durmió en su furgoneta con su perro Nelson, a quien llevaba consigo a todas partes. Literalmente.

Imagen de previsualización de YouTube

Al dìa siguiente, se grabaron los solos de guitarra y las voces. Para quienes aman los detalles técnicos, las partes de «Mad Mac» Cairns son: la guitarra solista en el intro de ‘Prowler‘, el primer y último solo en ‘Invasion‘; el primer riff solo en ‘Iron Maiden‘ y el segundo solo –con fuerte influencia de Jiimy Page– en ‘Strange World‘. En la grabación puede identificarse la guitarra de Cairns por el tono y efecto especial logrados con un pedal Bass Flanger.

En cuanto a la voz, cabe resaltar que hasta el momento, Paul Di’Anno no se había presentado en vivo con la banda, asì que lo escuchado en el demo es básicamente fruto de los largos ensayos dominicales que, desde septiembre, Di’Anno hizo con la banda. Eso demuestra su calidad vocal, entrega y dedicación.

El proceso de mezcla estuvo a cargo de Gary atendiendo una que otra sugerencia de la banda. El resultado final, registrado en una cinta master de dos pulgadas y 16-tracks, quedaba listo para una eventual remezcla, pero si la banda querìa adquirirlo, tenía un costo adicional de £60 (alrededor de 240 dòlares a 2020). Harris y los muchachos no podían costear ese valor extra, por lo que pidieron unas copias en cinta estéreo para ellos. El estudio pidió autorización para hacer otra copia para sus archivos, y el acuerdo fue que los estudios guardarìan el material durante dos semanas para una eventual remezcla posterior, a razón de £5 por semana (unos 20 dólares a precio de 2020).

Todo estuvo listo a eso de las 5:00 p.m., la banda desmontò sus equipos, los llevò a sus furgonetas y emprendieron el camino de regreso a Londres, con su grabación en el bolsillo.

Registro de IRON MAIDEN en Spaceward Studios. Imagen tomada del sitio web de Spaceward Studios.

DEBUT Y DESPIDO

A principios de enero de 1979, y una vez cumplido el compromiso de grabación, grabación, Paul Cairns se sometió a una cirugía por problemas de espalda. Segùn Cairns, tanto Murray como Harris fueron a visitarle al hospital.Cairns tenía algunas semanas para recuperarse y estar a punto para los compromisos adquiridos por la banda para febrero.

Mientras la convalecencia de su guitarrista, Harris habìa llamado a los estudios Spaceward para acordar una remezcla pero se le dijo que como no se habia pagado lo acordado de alquiler semanal de cinta, esta había sido borrada para reutilizarse. Spaceward Studios recién estaba comenzando y, según sus propietarios, no podían darse el lujo de guardar un carrete de 16-multitracks. Este material era muy costoso y debían optimizar recursos. Así se perdió la cinta máster del demo de IRON MAIDEN.

Una vez terminada su hospitalización, Cairns estuvo en los ensayos previos a las fechas programadas para febrero y abril de ese año. Sería la oportunidad perfecta para ver si “Mad Mac” estaba del todo recuperado para seguir con MAIDEN. Un dato curioso: durante uno de esos ensayos, la banda grabó una corta instrumental, sin título, que comenzaron a utilizar para abrir sus conciertos. Dicha instrumental sería conocida como ‘The Ides of March’.

IRON MAIDEN (1978) – De izq a der: Dave Murray, Paul Di'Anno, Paul "Mad Mac" Cairns, Steve Harris y Doug Sampson. Imagen tomada de «Iron Maiden: The Early Years DVD»

IRON MAIDEN, febrero 15 de 1979  – De izq a der: Dave Murray, Paul Di’Anno, Paul «Mad Mac» Cairns, Steve Harris y Doug Sampson. Imagen tomada de «Iron Maiden: The Early Days DVD».

El debut oficial de Paul Di’Anno se da justo en esa primera fecha, el 15 de febrero de 1979, en The Bridgehouse. También sería la primera vez de la banda en vivo con Cairns.

Promoción del concierto en The Bridgehouse, debut de Paul Di’Anno con IRON MAIDEN. Imagen tomada del sitio web «The Iron Maiden Commentary».

Sin embargo, la cirugía de Cairns estaba muy reciente; aunque seguía tocando con destreza y propiedad, el dolor de espalda le impidió moverse con soltura. Parecía con pánico escénico. La presentación de MAIDEN en el pub Ruskin Arms el 7 de abril puso en evidencia que el estado físico de Cairns no estaba en toda su capacidad. Esta misma situación le impidió a Cairns llegar a tiempo para el concierto en Brecknock el 9 de abril. Ante esta circunstancia, Harris y Murray consideraron que Cairns debía darle prioridad a su salud y Paul “Mad Mac” Cairns sale de la banda….

¡Justo cuando la diversión estaba por comenzar!

Parte IV – Deserciones y disqueras (1979)

FUENTES

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *