IRON MAIDEN – Parte IV: Deserciones y disqueras (1979)

Para celebrar los 40 años de su primer álbum, te contamos qué hizo IRON MAIDEN durante los cuatro años desde su formación hasta su debut.

IRON MAIDEN (1978) – De izq a der: Dave Murray, Paul Di'Anno, Steve Harris y Doug Sampson.

IRON MAIDEN (1979) – De izq a der: Dave Murray, Paul Di’Anno, Steve Harris y Doug Sampson.

Era la primavera de 1979. El demo de IRON MAIDEN circulaba de mano en mano. Emergía una nueva ola de heavy metal y la banda estaba en su cresta… sin una alineaci{on estable.

Con varias copias del demo siempre consigo, Steve Harris lo enviaba o lo entregaba a todo aquel que el bajista considerase importante; dueños de bares, de pubs, o gente de los medios y prensa especializada. Cierto día, se enteró de un bar/club/pub en Kingsbury, al noroeste de Londres que estaba dando mucho de qué hablar. Llamado The Heavy Metal Soundhouse, Harris decidió dar una visita sin pensárselo dos veces. El DJ de casa se llamaba Neal Kay.

Imagen de previsualización de YouTube

Te puede interesar: IRON MAIDEN – Parte III: Dineros, demo y despidos (1978-1979)

DESPIERTA LA DONCELLA

La historia de cómo Neal Kay recibió el demo de manos de Steve Harris, cómo no le prestó mucha atención al principio pensando que era “un demo màs” de los que le llegaban cada semana; de su reacción al escucharlo y contactó a la banda es bastante conocida, así que nos saltaremos esa parte porque nada nuevo podemos añadir a ella. La unión de Steve Harris y Neal Kay era lo que necesitaba MAIDEN para dar el salto necesario a su carrera. El «Spaceward demo», como se le conoció, pronto fue #1 entre los habituales del Bandwagon/Soundhouse y la revista independiente «Sounds» prontolo incluyó en sus listados.

Neal Kay, en las afueras del pub «Soundhouse» (c. 1979).

De hecho, «Sounds» ya llevaba un tiempo haciéndole seguimiento a las bandas emergentes de heavy metal de aquel entonces como Diamond Head, Angel Witch, Def Leppard y Iron Maiden. Dado que ya había bandas establecidas de heavy metal en las islas británicas como Saxon, Quartz, Motörhead y Judas Priest, al periodista Geoff Barton –por entonces editor en jefe de la revista «Sounds»– decidió bautizar a las bandas emergentes como “la nueva ola del heavy metal británico”, ( New Wave of British Heavy Metal) o NWOBHM.

El 8 de mayo de 1979, IRON MAIDEN se presenta junto a SAMSON y ANGEL WITCH en un evento que, desde entonces se conoce como «The New Wave of British Heavy Metal Show». Organizado por Neal Key, el reputado DJ de Shoundhouse, el evento es señaado por muchos como el momento en que la llamada “nueva ola” emerge y se hace visible a los grandes medios y sellos disqueros de la época.

Volante del concierto «New Wave of British Heavy Metal», 8 de mayo de 1979. Imagen tomada del sitio web «The Iron Maiden Commentary».

ANGEL WITCH recién lanzaban su primer demo; aún eran un cuarteto, la banda causaba sensación con la temática de sus canciones y esa noche tuvieron mejor respuesta que lospropios MAIDEN. Por su parte, Harris y compañía se robaron el show pero, cuando erraban su presentaci`ón con ‘Strange World’, más de la mitad del público se fue del lugar. Los pocos asistentes que quedaron para ver a SAMSON, la banda principal del cartel, tuvieron una sorpresa especial: además de Thunderstick tras el kit de batería, la banda contaba en sus filas con alguien que, más que un cantante, era la verdadera fuerza tras la banda. Era un tal Bruce Dickinson.

Imagen de previsualización de YouTube

DECISIONES DECISIVAS

A principios del verano de 1979, una copia del demo de MAIDEN llega a manos y oídos de Rod Smallwood, un tipo de 28 años que había renunciado a sus estudios de arquitectura en el Trinity College para dedicarse a la organizaci`0on de eventos y, luego, a manager y promotor de bandas de rock, La experiencia de Smallwood en el negocio pero la suficiente para entender còmo funcionaba. Contactò la banda, ofreció sus servicios y se dio a la tarea de organizar dos conciertos para ver la banda en vivo y calcular su potencial real. Ambos conciertos fueron un desastre.

Lee también: IRON MAIDEN – Parte II: Desastres, dramas y demás (1977-1978) 
Lee también IRON MAIDEN – Parte I: Despierta la doncella (1973-1975)

El primero de ellos se cancelò porque el administrador del lugar se negó a esperar a que llegase el público; querìa comenzar a la hora pactada, Smallwood se negó, hubo un altercado y hasta ahí llegó el asunto. La siguiente fecha fue aùn peor. Di’Anno fue arrestado minutos antes de iniciar el evento por portar –y mostrar en público– un cuchillo que llevaba consigo “para defensa personal”. La banda se vio obligada a subir como un trìo; Sampson en baterìa, Murray en la guitarra y Harris en el bajo y cantando, se las arreglaron dándole tiempo a Di’Anno para legar a última hora y completar la presentación. Aún así, Smallwood accedió a ser manager de la banda.

Con la ayuda de Smallwood, la banda había programado una primera gira de 58 fechas por toda Gran Bretaña. Durante todo este tiempo, Harris quiso retomar la doble guitarra, pero encontrar un guitarrista que le diera la talla a Murray era cada vez más difícil.  Iniciando en agosto, la búsqueda del nuevo guitarrista seguía su curso. El primer intento fue con Paul Todd, quien duró apenas una semana en junio de 1979.

IRON MAIDEN, c. junio 1979. De izq a der: Steve Harris, Doug Sampson, Paul Di'Anno, Paul Todd y Dave Murray. Imagen tomada de «Iron Maiden: The Early Years DVD».

IRON MAIDEN, c. junio 1979. De izq a der: Steve Harris, Doug Sampson, Paul Di’Anno, Dave Murray y Paul Todd. Imagen tomada del libro «Running Free» (1984).

Todd nunca tocó en vivo con la banda. Aunque era buen guitarrista, no iba a los ensayos porque, según Harris, “la novia no le dejaba”. En el documental «Iron Maiden: The Early Days Part One» Harris relata el episodio:

Cuando Todd faltó a los primeros ensayos, Harris fue a casa de Tood y este le abrió y, junto a él, su novia. Harris le preguntó entonces a Todd “Dime si de verdad estás en esta banda o no;  si estás, ven conmigo y vamos a ensayar, pero no nos hagas peder el tiempo”. Todd miró a su novia, ambos guardaron silencio y Harris dijo “Ok, estás fuera de la banda”.

Era el momento de publicar otro anuncio en «Melody Maker».

El tercer guitarrista que intentaron ese año, Tony Parsons, audicionò para la banda el 5 de agosto de 1979, siendo elegido entre un total de 30 aspirantes, justo a tiempo para la gira. Aunque no había aprendido todo el repertorio de la banda, el debut de Parsons en vivo serìa el 10 de septiembre de 1979.

DISQUERAS DEVORADORAS

Mientras el quinteto se presenta en Inglaterra, Escocia y Gales, la industria discográfica ponía sus ojos en IRON MAIDEN. El artículo sobre la NWOBHM publicado en «Sounds» llamó la atención de las disqueras y EMI, al igual que otros sellos, comenzó a fijarse en esas bandas emergentes para ampliar su catálogo de bandas de rock. John Darnley, representante de A&R para EMI, había visto la banda en vivo el 19 de octubre; pasó su reporte y el sello contactó a Rod Smallwood, manager de la banda.

IRON MAIDEN, septiembre de 1979. De izq a der: Doug Sampson, Paul Di’Anno, Tony Parsons, Dave Murray y Steve Harris. Imagen tomada del libro «Running Free» (1984).

La disquera ofreció un contrato para grabar dos canciones a ser incluidas en un compilado que estaban proyectando. El contrato no era vinculante para ninguna de las partes firmantes, pero ofrecía una magn{ifica oportunidad de grabar por primera vez en un estudio verdaderamente pofesional, propiedad de una multinacional, y así quedar bajo el radar de un sello internacional. De esta manera, el quinteto entró a los estudios de EMI en Manchester Square de Londres el 24 de octubre de 1979.

Con la producción de Neal Harrison, productor de planta de EMI, IRON MAIDEN grabó las versiones de ‘Wrathchild’ y ‘Sanctuary’ que serían incluidas en la compilación «Metal for Muthas».Nótese el punch de Sampson en la baterìa y la fuerte influencia de DEEP PURPLE (época «Stormbringer») en esta versión de ‘Wrathchild‘.

Imagen de previsualización de YouTube

El sello vigilaba de cerca sus inversiones y el 29 de octubre, Brian Shepherd, director de A&R para EMI, fue a ver la banda. El panorama era prometedor. Motivados por haber sido incluidos en el compilatorio, y para dar una muestra de independencia, Harris y Smallwood deciden prensar un EP con tres de las cuatro canciones de su demo grabado en 1978 (‘Iron Maiden’, ‘Invasion’ y ‘Prowler’), como un EP que pasaría a la historia: «The Soundhouse Tapes».

Lanzado el 9 de noviembre de 1979 bajo su propio sello Rock Hard Records, «The Soundhouse Tapes EP» salió con un prensaje limitado a 5.000 copias. La venta y distribución del EP fue hecha directamente por la banda a través de su buzón de correo postal, vendiendo 3.000 copias durante la primera semana.

Pero, ¿por qué omitieron ‘Strange World’?

DOBLE DEVELACIÓN

Existen, cuando menos, tres razones para esta omisión. La razón «oficial» es que la banda no estaban satisfechos con la mezcla y producción en este corte. La segunda razón sería porque el segundo solo de guitarra en la canción tiene un tono y estilo muy particular que delata a un guitarrista distinto a Murray; un estilo con una fuerte influencia de Jimmy Page, y un tono y efecto propio de la guitarra de Paul «Mad mac» Cairns, quien ya llevaba 10 meses fuera de la banda.

Imagen de previsualización de YouTube

La tercera razón es, quizás, l amás intrigante y llamativa de las tres. Al parecer, ‘Strange World‘ fue compuesta por el primer vocalista de la banda, Paul Mario Day, quien desde su salida de IRON MAIDEN habìa sido vocalista de THE SWEET y por entonces militaba en las filas de MORE, otra banda incluida en la compilaciòn «Metal for Muthas», por lo que era mejor no llmar la atenciòn con este hecho. La autorìa de Paul Day fue develada en el libro «Steve Harris: The Clairvoyant» de Stjepan Juras y confirmada por varios exintegrantes de la banda.

Esta omisión deliberada importó poco en su momento. Al fin y al cabo, el «Spaceward demo» era desconocido para la gran mayoría de sus nuevos seguidores. Pasarían 17 años para que el mundo conociera la versión demo de ‘Strange World’, cuando MAIDEN la incluyó en el CD compilatorio «The Best of the Beast», en 1996.

DISQUERAS DEVORADORAS – DIRECTO AL DEBUT

La expectativa que MAIDEN generaba iba en aumento y la demanda por el vinilo «The Soundhouse Tapes» crecía de manera desbordada. De hecho, la demanda era tal, que Virgin ofreció comprar 20.000 copias para distribución. El contrato con EMI ya estaba casi listo y la banda habría podido ceder los derechos a la disquera y lanzar el acetato a nivel mundial. Sin embargo, Harris y compañìs declinaron las ofertas de Virgin y descartaron el prensaje con EMI; la banda querìa que esas 5.000 copias fueran directamente a manos sus fans más fieles y leales.

Todavía un quinteto, la banda combinaba su intensa gira con grabaciones en estudio. Tony Parsons había tocado en casi toda la gira otoñal con ellos. Durante sus meses en la banda, Di’Ano y Harris compusieron las canciones ‘Running Free’ y ‘Remember Tomorrow’, y la contribución de Parsons a la banda quedó registrada tanto en los dos cortes incluidos en «Metal for Muthas» como en las sesiones en vivo grabadas para el programa «Friday Rock Show» de la BBC el 14 de noviembre de 1979.

Imagen de previsualización de YouTube

Pese a ello, los días de Parsons en la banda estaban contados y no terminaría la gira. Ron Smallwood, manager de la banda, consideraba que el estilo de Parsons era muy tosco y no daba la talla para continuar en IRON MAIDEN. Luego de un concierto el 24 de noviembre –día que Parsons cumplía años– Smallwood lo despidió. La banda volvìa a ser un cuarteto, y necesitaban encontrar un segundo guitarrista pronto. Se estaba negociando un contratoa largo plazo con EMI y la disquera había dado un adelanto para grabar un demo de mejor calidad que lo hecho en Spaceward Studios, de modo que tuvieran algo para mostrar a los ejecutivos de la disquera y asegurarse el contrato.

Para cumplir este compromiso, el cuarteto Di’Anno, Murray, Sampson y Harris entran a los Wessex Studios al norte de Londres, una inmensa bodega adecuada como estudio de grabación, para trabajar con el productor Guy Edwards. Entre el 26 y 27 de noviembre, con Murray haciendo ambas guitarras y la batería de Sampson, la banda graba dos canciones ‘Running Free’ y ‘Burning Ambition’. Aunque se descartó continuar con Edwards porque consideraron que so producción daba un sonido muy turbio. Aún así, la banda ya tenía un demo grabado profesionalmente para mostrar al sello.

Cabe anotar que las canciones grabadas en Wessex Studios no fueron desechadas y quedan como evidencia del trabajo de Edwards con la banda. Su versión de ‘Running Free’ fue incluida en la compilación «Axe Attack Vol. 1»…

Imagen de previsualización de YouTube

…mientras que la grabación de ‘Burning Ambition’ sería incluida como Lado-B del sencillo «Running Free» prensado por EMI el 15 de febrero de 1980.

Imagen de previsualización de YouTube

La búsqueda de un nuevo productor iba de la mano con la del segundo guitarrista. En principio, Dave Murray había buscado a su amigo de infancia Adrian Smith, guitarrista de URCHIN, para unirse a MAIDEN, pero Smith quería sacar su banda adelante y, nuevamente, declinó la invitación. La banda insistió en traer de vuelta a Parsons pero Smallwood no quer{ia escuchar al respecto. Nada qué hacer. La búsqueda seguía su curso. Y el tiempo apremiaba.

El 15 de diciembre, EMI hace el anuncio oficial del fichaje de IRON MAIDEN. La persistencia y habilidad de Smallwood como negociador había logrado términos favorables a largo plazo, asegurando un contrato y distribución mundial por un mínimo de tres álbumes, algo entonces inaudito para una banda emergente.

Sin embargo, la plaza de guitarrista seguía vacía; la banda seguía pidiendo a Parsons de vuelta pero su manager lo consideraba inadmisible. En su labor de caza-talentos yendo a conciertos de otras bandas, Harris había fijado su atención en Dennis Stratton, un talentoso guitarrista que por entonces tocaba en la banda Down Boulevard. Harris invitó a Stratton para una audición, Stratton pasó la prueba y se incorpora a la banda el 20 de diciembre de 1979. Sin embargo, la banda tenía tareas pendientes antes de grabar su álbum debut: escoger productor y encontrar un nuevo baterista.

IRON MAIDEN – De izq a der: Clive Burr, Dave Murray, Steve Harris, Paul Di’Anno y Dennis Stratton.

El Día de Navidad de 1979 (cuatro años exactos luego de fundar su banda) Steve Harris se reunía con su manager Rod Smallwood para tomar dos decisiones fundamentales: quién reemplazaría al baterista Doug Sampson y quién sería el productor del álbum. Debido a quebrantos de salud, Sampson había renunciado luego de su última presentación con la banda el 22 de diciembre.

Por sugerencia de Stratton, la banda audicionó dos amigos suyos; el segundo era un tal Clive Burr, que recién había reemplazado a Thunderstick en SAMSON. Burr llenó las expectativas de Harris y compañía. Su unión a MAIDEN se hizo efectiva el 26 de diciembre.

A partir de ese día, Stratton y Burr se encerraron con el resto de la banda en los Hollywood Studios para ensayar sin descanso todo el repertorio de IRON MAIDEN, preparándose para las sesiones de grabación del álbum. Sin embargo, aún faltaba el productor. Y los siguientes elegidos demostraron ser un desastre.

Parte V – Disco debut de la Doncella (1980)

FUENTES

Be Sociable, Share!

7 comentarios en “IRON MAIDEN – Parte IV: Deserciones y disqueras (1979)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *