Parte II — Power Metal: lo que tienen en común Venom, Metallica, Pantera, Jag Panzer y Helloween

[Parte II de la serie “Cursillo de Historia del Metal: Porqué los géneros del metal se llaman así”]

¡ATENCIÖN: esta serie NO se trata sobre la historia de cada subgénero, sino sobre el origen de la etiqueta. Al terminar de leerla, la pensarás dos veces antes de debatir sobre si X banda es de tal o cual género.

Hoy dìa, el término power metal se asocia con voces de alto registro, canciones “epicas” —lo que sea que ello signifique— y letras relacionadas con «calabozos y dragones», «espada y brujería», como Rhapsody o Dragonforce, Pero no siempre fue así.

El lenguaje cambia, y lo que hace 30 años significaba una cosa, hoy en día significa otra. En este caso el término “power metal” es un perfecto ejemplo de cómo la etiqueta para un gènero fue inventada antes que surgiera el estilo mismo al cual se asocia en la actualidad, luego de una serie de mutaciones. Por tal razón, se hace necesaria algo de arqueología metalera. Y bien intensiva.

Metallica - Power Metal (1982)

Metallica – Power Metal (1982)

En una entrevista publicada inicialmente en el magazín SHOCKWAVES y reproducida luego en HardRadio.com, Ron McGovney, bajista inicial de Metallica —y en cuyo garaje se hicieron las primeras grabaciones de la banda— relataba algunos detalles sobre los inicios de la agrupación y la manera como se hicieron los primros demos de estos íconos del Metal. Haciendo referencia a Power Metal , un demo de cuatro canciones grabado en abril de 1982, McGovney cuenta que:

Es graciosa la manera que ese demo se conoció como “el demo Power Metal“. La historia es que fui a imprimir las tarjetas de presentación de la banda para enviarla con el demo a los promotores y dueños de bares y lugares donde había conciertos. Se suponía que la tarjeta sólo tendría el logo de  “Metallica” y un número telefónico de contacto, pero me pareció que era demasiado plana y decidí que debía decir algo más debajo del logo. No quería poner ‘hard rock‘ o ‘heavy metal‘, así que acuñé el término ‘Power Metal‘. Pensé que sonaba bien. Hasta donde sabía, ninguna banda había utilizado ese término antes. Recuerdo haber llevado las tarjetas y Lars se enojó mucho conmigo. Me decía “¿¡Qué fue lo que hiciste!? ¿Qué diablos es Power Metal? ¡No puedo creer que hicieras algo tan estúpido! ¡No podemos usar estas tarjetas con Power Metal!” Pero así fue como el casete se conoció como el demo Power Metal.

Metallica grabaría su mítico demo No Life ‘Til Leather el 6 de julio de 1982 circulando fuertemente causando revuelo en todo el mundo, y para noviembre de ese año el término seguramente ya había hecho mella en el underground mundial. En una entrevista con Venom conducida por Dante Bunutto y publicada en noviembre de ese año por la revista Kerrang! Cronos ya decía que

«Nuestra música es Power Metal, Venom Metal, Black Metal, pero no Heavy Metal, porque eso es para las chicas».
— Kerrang! #29, noviembre 18 de 1982

En su libro «El Sonido de la Bestia», el periodista y editor Ian Christe aborda este uso distintivo, diferenciador que en principio tuvo el término:

«Para diferenciarse, algunas bandas jóvenes como Metallica comenzaron a llamar a su música “power metal”. En realidad no había una tremeda diferencia estilística entre grupos establecidos como Dio y nuevas revelaciones como Armored Saint y Manowar, pero las bandas de power metal reforzaban todos los aspectos de su operación para duplicar el impacto de los riffs y las imágenes. Tal vez se ha dado por sentado que esos espinosos exteriores se suavizarían a medida que alcanzaran un éxito comercial más importante. En 1983, sin embargo, Metallica reveló nuevos códigos y trucos que generaron un sonido más aerodinámico y saturado, reando una música magnética y de corazón metálico menos sometida a cambios comerciales» [p. 100]

«El Sonido de la Bestia». Ian Christe (2005)

«El Sonido de la Bestia». Ian Christe (2005)

«Cuando las bandas jóvemes empezaron a duplicar los atributos impactantes del heavy metal añadiendo toneladas de esteroides a los elementos màs explosivos del género, crearon el power metal. Este tèrmino se utilizaba de manera amplia para describirlo todo, desde la muralla de sonido de Exciter hasta los sombrìos alaridos negros de Mercyful Fate, hasta que, en definitiva, llegó a referirse a un sonido con el doble de ataque del heavy metal clásico. el doble de velocidad, el doble de pùas: el power metal lo había duplicado todo. Accept, Jag Panzer y Warlock llevaron las dos guitarras líderes, histriónicas vocalizaciones y tambores resonantes a un territorio de poder, sin reformular radicalmente las reglas de Judas Priest y Iron Maiden».

«Su música protegía el núcleo interno del heavy metal de la complacencia de los videos de MTV y abrió el camino para el thras metal que surgiría posteriormente» (p. 103).

El escritor y periodista musical canadiense Martin Popoff contextualiza el uso que se daba inicialmente al término, añadiendo que

«En los primeros d{ias , power metal significaba algo diferente; indicaba una forma ‘pura’ de heavy metal, sin tomarse las cosas en broma. No era hair metal, tampoco era thrash; lo que tenías era este Metal de básico, de clase obrera, con todos los primeros álbumes en Metal Balde como Metal Church, Manila Road, Virgin Steele y Omen».

Lanzado en 1983 bajo el título Crystal Logic, y considerado como una de las primeras placas de power metal —tal como lo conocemos hoy día— el tercer álbum de Manilla Road presenta un estilo musical al que un año después se sumarían Battle Cry de Omen y Ample Destrucion de Jag Panzer. [Son precisamente estabas bandas, prensadas en su mayoría por Metal Blade en los años 80, lo que algunos llaman hoy día “USPM” (power metal de los Estados Unidos) -ED].

En esta vertiente también pueden ubicarse álbumes tan dispares como Sirens de Savatage y The Warning de Queensryche, que refinaron el estilo dándole un enfoque mucho más serio, en contrapeso a lo que los medios de Estados Unidos promocionaban por entonces como heavy metal, es decir, tus Motley Crue y tus Twisted Sister.

Imagen de previsualización de YouTube

En 1985, Destruction y Possessed eran tenidos como speed metal, Celtic Frost era considerado death metal, Nasty Savage era black metal y Voivod eran etiquetados como power metal.

Tal como puede evidenciarse en el volante que ves a tu izquierda, el término seguía utilizándose para marcar la diferencia entre lo que la gente del común consideraba heavy metal, y otras expresiones más rápidas, fuertes, agresivas. En una entrevista de 1985, en respuesta a la pregunta si consideraba que Voivod es una banda de black metal o power metal, el difunto Piggy, guitarrista de Voivod, afirmaba que

Considero a Voivod como una banda de power metal. El black metal quiere hablarte del Satanismo y Voivod no es un concepto satánico, pero mucha gente ha dicho que somos black metal. Probablemente porque la voz de Snake es similar a la de Venom y porque las armonías de la guitarra están en modos menores. — Piggy, entrevista para el fanzine Metallic Assault (1985).

Lo anterior es apenas un ejemplo de cómo los nombres y etiquetas cambiancon el tiempo. Cabe recordar que en 1985 la canción ‘Metal Invaders’ de los alemanes Helloween aparecía en un famoso compilado llamado Death Metal.

Hacia 1986/1987, el álbum Crimson Glory de la banda del mismo nombre y Graceful Inheritance de Heir Apparent le añadieron un enfoque más melódico al estilo, pero que por entonces pasó inadvertido, ya que el énfasis estaba en los riffs. Como el término power metal seguía siendo algo ambiguo, y seguía utilizándose para etiquetar tanto a Queensryche como a los daneses Pretty Maids, ello permitió que el cambio de estilo dado por Pantera cuando pasaron del glam a una propuesta musical más directa y agresiva, quedase plasmado en el título de su cuarto álbum en estudio —y el prmero con Phil Anselmo en las voces— titulado precisamente Power Metal.

Pantera - Power Metal (1988)

Pantera – Power Metal (1988)

Corría el año 1987 y las cosas comenzaban a mutar del otro lado del Atlántico, y en la Fortaleza Europa las bandas alemanas de speed metal iniciaban un cambio estilístico. Surgidos a la sombra de Grave Digger y Running Wild, la innovación estilística iniciada con la dupla Keeper of the Seven Keys de los también alemanes Helloween, con su uso de modos (escalas) mayores y sus coros con aire pop abre la puerta a una propuesta musical que la prensa de aquel entonces describía como «Iron Maiden con anfetaminas» o «Iron Maiden con esteroides».

Imagen de previsualización de YouTube

De esta manera, el enfoque melódico del Keeper of the Seven Keys divide el entonces anónimo y amorfo power metal en dos ramas que con el tiempo, se alejarían cada vez más entre sí, Con la popularidad de Helloween, y de su banda derivada Gamma Ray (formada por el guitarrista Kai Hansen al sair de Helloween en 1989) sería cuestión de tiempo para que nacientes bandas de speed como los teutones Blind Guardian y los finlandeses Stratovarius dieran el giro hacia el nuevo estilo, que aún no tenía un nombre definido.

Para entonces (1989), el tèrmino “power metal” se utilizaba indistintamente con ‘speed metal’ o ‘thrash metal’, para etiquetar lo que hoy día conocemos como thrash, mientras que la música de bandas como Helloween y Blind Guardian era conocida como «epic heavy metal» o, en el mejor de los casos,«melodic speed» debido a su propuesta inicial de speed metal, denotando en el nombre la mezcla de melodía y velocidad de estas bandas… y así seguiría durante una década. Incluso para la época del Vulgar Display of Power (1992), Pantera seguía siendo considerado tanto “thrash metal” como “power metal”, al igual que MESHUGGAH en 1994. Y aquí entra nuevamente el capricho de la prensa especializada y el mercadeo de la industria.

Imagen de previsualización de YouTube

A mediados de la década de 1990, los magazines europeos reseñaban los álbumes de Iced Earth, Annihilator, Metal Church y Vicious Rumours como “power metal”, definiéndolo como ‘heavy metal modernizado’ con ciertas influencias del thrash, mientras que Scanner, Running Wild, Gamma Ray o Crimson Glory seguían siendo considerados melodic speed metal. Y entonces llegó Korn y, con ellos, el “nu metal”.

Entre 1995 y 1999, la explosión de híbridos amparada por MTV presentaba agrupaciones como Limp Bizkit o Korn como “nu-metal” —que ni eran “new” ni eran “metal”— a la par con Pantera y Powerman 5000, pregonando a los cuatro vientos que ese era el nuevo metal, y que ese sería el metal del siglo XXI, algo que los seguidores del heavy metal tradicional no estaban dispuestos a tolerar.

VA - True Metal Compilation (1999)

VA – True Metal #1 Compilation (1999)

Como había sucedido cuando Van Halen eran promocionado como “heavy metal“, las bandas emergentes adoptaron el término “true metal” para distanciarse de ese nuevo “falso metal” que, como lo hiciera el glam años atrás, dominaba la radio. Agrupaciones como Angra, Rhapsody, Iron Savior y Hammerfall eran incluidas en sendas recopilaciones junto a bandas establecidas como Blind Guardian, Helloween, Jag Panzer o Manowar. Pero había otro término que la prensa especializada comenzó a aplicar, de manera retrospectiva, a estas bandas: power metal.

El uso hace la norma, y a principios de la década del año 2000, el término power metal era ampliamente aceptado para describir tanto a las bandas inspiradas en los modos mayores y el aire pop del Keeper… como a cualquiera de las decenas de bandas que, desde la década del 80, tocaban un heavy metal mucho más contundente que el tradicional, pero que no alcanzaban la agresividad y velocidad del thrash, que no se centraban en la velocidad y melodía del speed y cuya música tomaba elementos del rock progresivo, centránodse en intrincados riffs más que en otra cosa. Claro, la prensa se escudó —y se excusó— diciendo que esta música era “poderosa”, “vigorizante” y sus letras alegres positivas infundían en el oyente una sensación de “poder”. Qué lindo, ¿verdad? Pero la intenciòn real al agrupar estas dos variedades es una sola: para vendértelas.

Claro, habrá quienes quieran supercategorizar y ultraclasificarlo todo, lo cual parece ya un trastorno obsesivo compulsivo de estos tiempos, y no faltará quien diga que el USPM es “el verdadero” porque fue primero y tiene más riffs que melodía, y que el “otro” deberìa llamarse happy metal o flower metal; o que “el verdadero” power metal es el europeo desarrollado a partir de los Keeper… , y que las tales bandas de USPM son, simple y llanamente, heavy metal y ya, o que para no pelear es mejor decir que hay “dos escuelas”, y así sucesivamente. Pero caer en semejantes debates obedecen más a prejuicios y/o preferencias, y sólo evidenciará que también te embaucaron, que también caíste en la falacia, en el engaño, y mordiste el anzuelo del mercadeo.

Conociendo lo anterior, y sabiendo que se debe más a estrategias del mercadeo que a otra cosa, ¿seguirás peleando por clasificar y categorizar en géneros y subgéneros? ¿Seguirás mordiendo el anzuelo del mercadeo, o disfrutarás la música sin caer en esos sofismas de distracción? La decisión es tuya.

Nuestra hipótesis final, es que tal vez el llamado Euro-power debe su nombre NO al continente, sino porque tal vez deriva su influencia de canciones con ciertos tintes pop como esta, que data de 1983, de la banda sueca Europe:

Imagen de previsualización de YouTube

La decisión sigue siendo tuya… 🙂

Cursillo de historia del Metal: Porqué los “subgéneros” se llaman así
Parte 1 — Heavy Metal: La milicia, la tabla periódica y el “País Negro”
Parte 2 — Power Metal: Lo que tienen en común Venom, Metallica, Pantera, Jag Panzer y Helloween
Parte 3 — Speed Metal: Te lo metieron por los ojos, y te dieron por el…
Parte 4 — Thrash Metal: le1debemos al hardcore hasta el nombre.
Parte 5 — Death Metal: No, no fue Chuck…
Parte 6 — Black Metal: No, tampoco fue Venom…
Parte 7 — Doom Metal: Dame Sabbath, épico en el centro y metálico en los bordes
Parte 8 — Gothic Metal: ¿Qué carajo tienen en común los godos, Notre-Dame y Drácula?

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *