«Show No Mercy» 1983-2018 — ¡35 AÑOS!

Datos y curiosidades sobre el álbum debut de SLAYER

La historia es harto conocida. Era el 11 de diciembre de 1982, la banda Bitch lanzaba su EP «Damnation Alley» y se presentaba en el afamado Woodstock Theater de Anaheim, suburbio de Los Ángeles, California.

Abriendo el concierto había un cuarteto de adolescentes tocando un tímido repertorio de ocho canciones (dos canciones originales y seis covers). El cuarteto cerró su presentación con su versión de ‘Phantom of the Opera‘ de Iron Maiden y, al bajar del escenario, el reportero musical Brian Slagel se acercó a la banda y les preguntó si querrían hacer parte de un compilatorio que él estaba prensando en su nuevo sello. El sello resultó iendo Metal Blade Records, que había prensado el EP de Bitch; la recopilación sería «Metal Massacre III»; la canción ‘Aggressive Perfector’ y la banda, obviamente, era SLAYER.

Imagen de previsualización de YouTube

La canción del compilado gustò tanto que Slagel no dudò en ofrecer prensarles un álbum. Entre el compilado y el acetato, SLAYER envió un demo de tres cacniones a publicaciones como Metal Forces. En sus páginas, Bernard Doe reseñaba el demo de la siguiente manera:

«Slayer combina la velocidad y entusiasmo de Metallica con el satanismo de Venom produciendo una barricada de death black metálico, evidente en su canción ‘Fight Til Death’ un verdadero ataque frenético de desolación de principio a fin. Esta cancón junto a los otros dos cortes del demo, ‘Black Magic’ y ‘The Antichrist’ estarán incluidos en su próximo álbum debut, «Show No Mercy» que será lanzado muy pronto en Metal Blade Records, un álbum que ciertamente estaré esperando» — (Metal Forces #2, 1983)

…pero no sabía lo que le esperaba… [‘Black Magic‘, versiòn demo, bajo estas líneas]

Imagen de previsualización de YouTube

TRIVIA: GRABANDO EL ÀLBUM

Cuando grabaron el álbum, Tomás “Tom” Araya tenía 22 años, Jeff Hanneman y Kerry King tenían 19 años y Dave Lombardo apenas 18 años de edad. ¿Y Brian Slagel? En esa época, el dueño de Metal Blade tenía 22 años.

Brian Slagel ofreci{o prensar pero no hab{ia presupuesto para estudio de grabación, asì que la banda financió la producci{on de su propio bolsillo, con el salario de Tom Araya (que trabajaba como terapeuta respiratorio) y, para ajustar,  le pdieron dinero prestado al papà de Kerry King.

«Show No Mercy» fue grabado y mezclado durante cuatro sesiones de ocho horas cada una en los Track Studios de Los Ángeles, en noviembre de 1983. He aquí como suena directamente del vinilo:

Imagen de previsualización de YouTube

Como los estudios profesionales en Estados Unidos y Canadá cobraban por hora —y aùn lo siguen haciendo— la banda grabó en horario nocturno (entre las 11 de la noche y las 7 de la mañana) porque salía más barato. Incluyendo las cintas y las horas de estudio, la producción tuvo un costo de $1500 dólares de la época (la mitad la puso Tom Araya y la otra mitad el papá de Kerry King).

La grabación y mezcla estuvo a cargo de Bill Metoyer, ingeniero de sonido quien vio desde el principio el potencial de las bandas de Metal Blade. En ese mismo estudio, y más o menos con la misma rapidez, se habían grabado y mezclado ‘Aggressive Perfector‘ de Slayer y varias canciones de las «Metal Massacre», asì como el primer EP de Armored Saint y los álbumes «Be My Slave» de Bitch y «The Dominatress» de Savage Grace.

Durante la grabación de la batería, Dave Lombardo recibió la ayuda de su amigo y roadie Gene Hoglan (quien por entonces ya era baterista de Dark Angel y, con los años, de Testament, Death y Old Man’s Child).

La idea para el coro de “Evil!” en la canciòn ‘Evil Has No Boundaries’ fue de Gene Hoglan. En principio, el coro lo hacìan King y Hanneman, pero Hoglan, pensando en una manera de cantar en el {álbum, propuso la idea de hacer un coro más fuerte y sonoro y las ocho personas que había en el estudio participaron con su voz… incluyendo a Gene Hoglan.

Imagen de previsualización de YouTube

La ilustración del minotauro espada en mano que adorna la carátula fue obra de Lawrence Reed, padre de Kevin Reed, roadie y amigo de la banda. Las “patas de la Bestia” en la contracaràtula son precisamente de Kevin Reed.

SLAYER – «Show No Mercy» (contracarátula) primera edición. Imagen tomada de discogs.com

ARMANDO LA PRIMERA GIRA

Brian Slagel le entregó a la banda una lista de contactos con direcciones y números telefònicos de locales para agendar su primera gira por Estados Unidos. La banda apenas recibía dinero para cubrir “lo esencial”:, cerveza, comida y la gasolina para ir a la siguiente ciudad.

La banda viajaba en el Chevrolet Camaro de Tom Araya, al que le habían incorporado un remolque U-Haul para llevar los instrumentos. A veces dormían en el carro.

La banda se ayudaba de sus familiares y amigos. John Araya, hermano de Tom, se hacía cargo de cuadrar el backline y Kevin Reed ajustaba la batería. Durante las presentaciones, Kevin manejaba las luces y John pasaba a la consola de sonido. Por cierto, John Araya sólo tenía 13 años.

Aunque Metal Blade no contaba con grandes canales de distribución, el álbum se vendió rápidamente. Hasta entonces, lo máximo para un sello independiente eran 5 mil copias; «Show No Mercy» vendió entre 15 y 20 mil copias sólo en Estados Unidos. Joven pero no ingenuo, Brian Slagel se había asegurado los derechos de distribución en todo el mundo, y las ventas del álbum fuera de Estados Unidos lelgaron a 20 mil copias en esos primeros meses.

Pese a estas cifras, y por extraño que parezca hoy dìa, la banda no llevó consigo copias del álbum para vender en su primera gira.

La banda iba sin tour manager o algo que se le pareciera y los contactos tenía que hacerlos ellos mismos con la lista de contactos que les había dado Brian Slagel.

Enero 27 de 1984, concierto en Berkeley, California, abriendo para Laaz Rockit. En esta fecha SLAYER conoce a su futuro tour manager Doug Goodman.

Luego de un concierto en Berkeley, California como teloneros de Laaz Rockit), un tipo se les acercò ofreciéndose para ayudar a la banda a vender camisetas y como “guía” durante la gira. Hasta entonces, el tipo trabajaba hasta ese dìa en una tienda de barrio vendiendo verduras y abarrotes, pero desde ese dìa se convirtió en el tour manager de la banda; su nombre era Doug Goodman y, con el tiempo, se convertirìa en tour manager de bandas como Green Day y Beck.

El éxito de «Show No Mercy» motivò a Brian Slagel para pedir de la banda una nueva gravaciòn. El resultado fue el EP de tres canciones «Haunting the Chapel». Grabado en el mismo estudio y con las mismas condiciones de precariedad, «Haunting the Chapel» tuvo una participación màs activa de Gene Hoglan. El suelo del estudio era de cemento listo, sin tapetes ni alfombras, y el baterista de Dark Angel debìa sentarse utilizando el bombo como espaldar para que la bater{ia no se deslizara sobre elsuelo del estudio.

SLAYER, en la época del EP «Haunting the Chapel» (1984).

Bill Metoyer, una vez más detrás de los controles, dice haber tenido un lapso de culpa algrabar la canción ‘Haunting the Chapel‘. Católico practicante, Metoyer cuenta que al escuchar la primera frase de la canción (“el santo crucifijo, símbolo de mentiras, intimida las vidas de los nacidos cristianos”) pensó para sus adentros “Bien puedo irme al infierno por participar esto“.

MÚSICA, LETRAS E IMAGEN: LA TRINIDAD IMPÍA

Además de sus canciones, lo que destacaba a SLAYER sobre sus contemporáneos fueron sus letras y su imagen, casi rayando en el cliché satánico que muy pocos se atrevían a utilizar por aquel entonces.

Musicalmente hablando, el álbum tiene una fuerte influencia de Iron Maiden y Judas Priest, con Venom y Mercyful Fate siendo la inspiración para las letras y la estética. Aunque Hanneman y Lombardo eran amantes del hardcore punk, la influencia de este g{enero musical llegaría con plena fuerza en su segundo álbum, «Hell Awaits».

Por increíble que parezca, las letras de Slayer siguen siendo motivo de controversia luego de tres décadas. Aún hoy día muchas personas encuentran difícil separar la música del individuo. Escribir sobre un tema no te hace ‘defender’ ese tema. No es necesario creer en Satán opracticar el satanismo (en cualquiera de sus variantes) para escribir sobre ello. Escribir sobre Auschwitz o Josef Mengele no te convierte en su defensor, así como escribir sobre ‘El Patrón’ como hizo Brujería o Fernando Garavito como los colombianos Purulent no glorifica ni hace apología a dichos personajes.

Para la época, Kerry King al igual que muchos adolescentes de su tiempo, estaban fascinados con las películas y novelas de horror. En un artículo especial en Metal Forces #6, el guitarrista de Slayer afirmaba:

Supongo que la razón principal para que hayamos elegido la dirección satánica es porque es fácil para mí escribir letras satánicas. No, en serio, es porque tal imagen contrasta con la mayoría de las dizque bandas de heavy metal aquí en Los Ángeles. Somos la única banda de verdadero thrash metal de la ciudad! Las otras bandas de Los Ángeles suenan exactamente lo mismo. Digo, si escuchas canciones de Quiet Riot, Ratt y Great White una tras otra en la radio, probablemente pensarás que son la misma banda. Pronto la gente se cansará de tales bandas y vendrá a vernos a nosotros. La gente me dice que ‘no necesitas los aspectos de black metal satánico del heavy metal en tu música para ser pesado. Sin embargo, si no los utilizáramos, sonaríamos peligrosamente cercanos a otras bandas, como Metallica”. — Metal Forces #6 (1984)

La consistencia en el enfoque se ha mantenido durante estas tres décadas. Por ejemplo, en una entrevista de 2017 para el portal Loudwire, al preguntársele porqué escribía sobre Satán y temas de horror, King respondió:

¿Por qué Stephen King escribe novelas de horror? ¿Por qué Clive Barker es un enfermo al escribir sobre lo que escribe? Sólo es una manera de expresar tu mierda. El mundo no es un jardín lleno de rosas, — Loudwire, 2017

Y por difícil que sea de aceptar para los puristas, la imagen y la pose siguen siendo factores decisivos a la hora de establecer una banda. Desde un principio, Slayer se propuso hacerse notar. No sólo querían ser la banda más rápida y pesada que hubiera, Dado que ‘Aggressive Perfector’ les había asegurado su primer álbum, se propusieron seguir esa línea.

Por eso es que al crear una imagen decidieron ser deliberadamente chocantes, y lo que más impacto causaba en aquel entonces era la parafernalia ocultirsta: las fotos en la contracarátula, Hanneman con su cruz invertida, “Lado 666”, y todos y cada uno de los clichés de la “música satánica” hubo muchos que se lo tomaron alpie de la letra, cuando SLAYER sólo querían crear una imagen, buscando asustar y provocar a otros.

¡Y vaya que lo hicieron!

LEGADO

SLAYER, c. 1983

En su momento, «Show No Mercy» recibió odios y amores; mientras los magazines como Kerrang! destrozaban el álbum considerándolo “una basura total” la prensa especializada del underground como Metal Forces lo consideró “el álbum más rápido, pesado y asombroso de todos los tiempos”. Claro, comparado con sus contemporáneos Metallica y Exciter, seguramente lo era. No había banda que pudiera rivalizar con el cuarteto californiano.

Para su época y momento, «Show No Mercy» es un álbum espectacular. Su material es tan memorable, que canciones como ‘Black Magic’ y ‘Die by the Sword’ permanecen en el repertorio en vivo de la banda. Ahora, siendo sinceros, la composición era bastante amateur, el sonido lleno de reverb y la producción harto precaria.

Aún así, el álbum fue una patada en el culo a sus contemporáneos que inmediatamente aceleraron el tempo de sus canciones; no se iban a dejar ganar de estos “aparecidos”. De ahi en adelante, la amigable rivalidad entre bandas por demostrar quién podía ir más rápido, ser más agresivo y sonar más pesado que el otro, motivaría la incorporación de más elementos del hardcore punk que impulsarían el nacimiento del thrash metal. Si «Show No Mercy» había terminado de abrir las puertas del Averno, el espectro sonoro del Metal cambiaría por completo con «Hell Awaits». El Infierno espera…

Be Sociable, Share!

2 pensamientos en “«Show No Mercy» 1983-2018 — ¡35 AÑOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *