«South of Heaven» 1988-2018 — ¡30 AÑOS!

Luego del éxito de su tercer álbum, los propios SLAYER eran concientes que jamás podrían superar su «Reign In Blood». Por ello, tomaron una decisión que llevaría su música a otros niveles.

Tratando de encontrar una salida al dilema, la banda se sentó a deliberar qué dirección darían a su cuarto álbum. Llegando a un acuerdo, decidieron darle màs énfasis en la melodía y “desacelerando” a propósito el tempo de sus canciones, sin sacrificar su pesadez. ¿Cómo lograr tal efecto? Una probable pista sería la atmósfera decididamente oscura con la que inicia esta placa…

Imagen de previsualización de YouTube

LAS CANCIONES

La colección de tonadas en est aplaca es diversa tanto en su estructura y línea melódica como en el contenido de sus letras, aunque las tematicas de infierno, condenación, guerra y muerte siguen siendo el denomiador común en el cuarto álbum de Slayer:

+ South of Heaven, donde la oscura melodía da paso a un volumen y tempo in crescendo con una letra que describe un paraje que no puede ser otro que el infierno: «souls condemned for eternity» (almas condenadas por toda la eternidad). «Al Sur del Cielo» es, en suma, el Infierno.
+ Silent Scream, sobre la muerte (o sacrificio, por el verso «sacrifice the unborn», sacrifica al no nacido) de infantes (¿aborto?) y la letra «soul that will never rest» (alma que nunca descansará) alunde a la creencia medieval de que las almas de los no nacidos están confinadas para siempre en el Purgatorio
+ Live Undead, que narra la historia de alguien que está a punto de morir
+ Behind the Crooked Cross, («Tras la Cruz Retorcida» o bien, más precisamente, «Tras la Esvástica», es sobre un soldado en el campo de batalla, que actúa por obediencia ciega y sin rastro de conciencia propia («Conscience a word I learned to forget», la conciencia, una palabra que aprendí a olvidar). Compuesta por Hanneman, tal vez para equilibrar las acusaciones de neonazismo que les llovieron con su canción «Angel of Death» incluída en el álbum «Reign in Blood», que trata sobre el llamado “Ángel de la Muerte”, el Dr. Josef Mengele, médico cirujano del campo de exterminio de Auschwitz.
+ Mandatory Suicide, nos describe una batalla sangrienta. El protagonista, en primera línea del frente de batalla, no está allí voluntariamente;; le obligaron a estar, y por el alto grado de dificultad de su misión, no nos habla de servicio militar obligatorio, sino que se ve a sí mismo cometiendo “suicidio obligatorio”.
+ Ghosts of War, de cómo los espíritus de la guerra han sido despertados de su sueño de muerte y buscan venganza.
+ Read Between the Lies, (un juego de palabras entre ‘read between the lines‘, es decir, ‘leer entre líneas, interpreta el mensaje, el subtexto’, y ‘lee a través de las mentiras‘, o más bien ‘identifica las mentias ocultas en lo que te dicen’)contra los telepredicadores evangélicos que prometen la salvación eterna a cambio de dinero y cómo sus contribuyentes principales, gente de la tercera edad, les dan el dinero de sus pensiones a cambio de nada. La última parte de la canción desafía al donante potencial, indicando que, cuando menos, Satán es honesto: «An empty promise, lie unfulfilled, / To steal a dream or get it killed. / They claim your trip to heavens nearby, / You may believe it but satan wouldn’t lie» (Una promesa vacía, mentiras sin cumplir / Robar un sueño o matarlo / Dicen que tu viaje a los cielos es cercano / Puede que te lo creas, pero Satán no te mentiría)
+ Cleanse the Soul, sobre una persona que, luego de haber sacrificado a alguien, disfruta la vista del cádaver de su víctima yaciendo en el suelo.
+ Dissident Aggressor, es un cover de una canción original de Judas Priest. En principio, Slayer quería hacer un cover de punk, pero esa idea fue desechada, decidiéndose entonces por esta canción, incluida originalmente en el álbum «Sin After Sin», tercera placa de los británicos dioses del metal.
+ Spill the Blood, escrita en primera persona, el narrador cuenta cómo ha derramado su sangre. El narrador es el diablo en persona, y alienta al oyente, a su víctima, a que haga lo mismo; que se suicide y, al hacerlo, pierda su alma.

Imagen de previsualización de YouTube

LA IMAGEN

La carátula del álbum fue diseñada por el ilustrador Howard Schwartzberg y el artista gráfico Larry Carroll, quienes también habían hecho la carátula de «Reign in Blood». Larry Carroll era una figura conocida y gozaba de cierta reputación por sus ilustraciones de tinte político para publicaciones como The Village Voice o The New York Times., y su trabajo no era ajeno a la controversia: el lanzamiento de Reign in Blood se había retrasado en 1986 debido precisamente a la imagen de carátula. Con el tiempo, Larry Carroll también haría las ilustraciones para los álbumes de Slayer «Seasons in the Abyss» (1990) y «Christ Illusion» (2006). De hecho, la imagen del cristo mutiladoyaciendo en un mar de sangre rodeado de cabezas cercenadas le valió ser prohibido en la India.

Por su parte, la foto de la contracarátula había sido tomada en 1986, recién salido «Reign in Blood», pero esta vez la pose en la imagen le daba a la banda un aire más “maduro”.

EL LEGADO

En principio, el álbum decepcionó a quienes compraron el disco buscando la velocidad y rapidez, de producciones anteriores. El disco tiene poca relación con el estilo speed metal del «Show No Mercy», carece de la agresividad de «Hell Awaits» y dista mucho de la omnipresente influencia del hardcore punk en «Reign in Blood», pero ello no le resta méritos al álbum.

Con «South of Heaven», la agrupación no sólo logró consolidar su puesto entre los cuatro grandes como la más pesada y densa de las cuatro, tal vez la única verdaderamente thrasher (las otras tres bandas conservaban su influencia speed en 1988) y mostraron que podían añadir más melodía, conservando sus elementos sonoros característicos de oscuridad y pesadez.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *