Tras las Huellas de los Malditos: una interpretación sonora de la fatalidad o el arte como salvación

Nota previa: este texto fue escrito en la cima de la emergencia del Black Metal y su conquista del mundo entero, 1996 años después del nacimiento del bastardo. Ha sido recuperado de su versión manuscrita y por primera vez presentado en formato digital a propósito del caso Wierbach. [Especial para Crónicas Estigias, por: Juan Sabbath (Juan Carlos Mendoza-Collazos)].

Cúcuta, Colombia, noviembre de 1996

«El demonio posee perspectivas amplísimas sobre Dios, por ello se mantiene tan lejos de él: el demonio, es decir, el más antiguo amigo del conocimiento».
— Friedrich Nietzsche

I. INTRODUCCIÓN
He titulado este escrito «Tras las huellas de los malditos…» porque después de un siglo del surgimiento de estos pensadores que tuvieron el genio extraordinario de definir la existencia del hombre con precisión, gravedad e intensidad; su obra ha dejado una marca imborrable en el pensamiento humano que inspira con fuerza la creación artística y la interpretación del mundo en nuestros tiempos.

Baudelaire, Rimbaud, Nietzsche, Cavafis y antes D. A. François, pensadores que dejaron su huella, como era de esperarse, en artistas y habitantes de este agonizante siglo. Considerados malditos por una sociedad hipócrita que desdeña y acusa cualquier intento serio de la búsqueda de la verdad, condenando los esfuerzos por abandonar una existencia reptiliana que busque la trascendencia del ser. Malditos que ahora ofrecen sus huellas a los espíritus errantes con la sensibilidad para seguirlas. Uno de ellos es Sigue leyendo