Del “batyushka” Rasputin a la banda Батюшка (batyushka): la tradición de la exquisita blasfemia rusa

Cuando los rusos blasfeman lo hacen con tanto estilo y elegancia que nosotros, brutos criados en la decadencia de Occidente, les tomamos como fervientes creyentes. La banda Batushka es el mejor ejemplo de ello. Y también lo era Rasputin.

Catedral de San Basilio (Moscú) convertida desde 1929 en museo y edificio público.

Catedral de San Basilio (Moscú) convertida desde 1929 en museo y edificio público.

[Sí, sí, la banda Батюшка no es rusa, es polaca. Pero igual, este artículo no es sobre la banda… o no del todo, en todo caso].

Aunque el dominio de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la tierra de los zares durante los siglos XVIII y XIX era incuestionable, existieron de manera clandestina conocidas sectas religiosas clandestinas de carácter y rituales netamente eróticos. La evidencia disponible indica que tales sectas eran lideradas y dirigidas por hombres cuya visión, capacidades, prácticas y objetivos los revelaban como satanistas de primer orden (entendiendo por satanismo Sigue leyendo