Familia Subterránea Ep. 24 — con Esteban Mejía (REVENGE)

Participa en vivo todos los jueves a las 18:30 (-5:00 UTC) por Facebook Live

Imagen de previsualización de YouTube

En el que, además de contar una que otra anécdota, Esteban Mejía nos comparte todo lo que hizo REVENGE para llegar al crucero «70.000 Tons of Metal»

| Los primeros conciertos de REVENGE | Cómo se promociona el metal local | ¡Se busca! Capitalista arriesgado | Los primeros álbumes | Producción y gajes del oficio | Para qué sirve un sello hoy en día | Los mitos sobre la producción de álbumes nacionales y la escena internacional | Contra todo obstáculo | Para qué sirve un productor | Grabación, producción, promoción y distribución: la ética del underground | Para qué sirve un sello | ¿Bandas homosexuales? ¡Sí! | Emprendimiento, o «hágalo-usted-mismo» | Firma de contratos y comprendión de lectura | Aprende, para no repetir | Juegos psicológicos | Libre asociación | Del río hacia acá y del río hacia allá | Se enciende el ventilador | altavoz: expectativas, realidades y decepciones | ¿Dónde está la viveza? | Penetración contracultural | Las polas con Sabbat | El afán del protagonismo | El cinturón de balas | ¡La banda Revenge es terrorista! | ¡Oye! ¡Te hablo desde la prisión! | Revenge y «El Cartel de los Sapos» | Ultra-Envidia | Adicto, sí… ¡pero al metal! |

Podcast Familia Subterránea: BLACK ANGEL FEST II (2019-I-12)

Sigue las publicaciones de Familia Subterránea

Imagen de previsualización de YouTube

El sábado 12 de enero de 2018, el equipo técnico de Familia Subterránea se desplazó al auditorio del Cerro El ángel del municipio de Bello (Antioquia) y se mimetizó entre el público para captar, de viva voz y sin censura, los testimonios de los asistentes antes y después de cada agrupación.

Audio capturado en vivo e impresiones del pùblico in situ, entre las presentaciones de las bandas Metisfor, Carnal Strength, Blasting Hatred, Vitam et Mortem, Revenge, Reencarnacion, Bloodlust y Witchtrap… ¡ADVERTIDOS!

Manizales Grita Rock 2014 — Octubre 12 de 2014

Madrugar. Alistarse. Montarse al bus. Cuatro horas de viaje de ida. Bajarse del bus. Ingresar. Dar un vistazo. Hacer reconocimiento de terreno. Familiarizarse con el espacio. Identificar baños, zona de comidas, salidas, puestos de venta de artículos. Buscar y tomar posiciones. Y no moverse de ahí hasta que el concierto termine.
Palabras más, palabras menos, esa fue la rutina de muchos que, como nosotros, se desplazaron desde Medellín para poder ver en tarima a los dioses del Metal VENOM —porque esa era la motivación principal de gran parte de quienes se fueron en los diversos tours organizados desde la ciudad de la eterna llovedera (Medellín tenía una semana pasada por agua), sin imaginarse siquiera las sorpresas que podrían ver durante esa jornada. Mientras tanto, nos dedicamos a ver las bandas, yendo una y otra vez de la sala destinada para las ruedas de prensa. Y si quieres ver TODO el registro fotográfico del festival, puedes ver nuestro álbum de fotos AQUÍ.

Sigue leyendo