¿Te ofendiste? ¡JÓDETE!

Lo que diferencia el arte del entretenimiento es el impacto que causa en el espectador. Y en el terrorismo estético, el black metal sigue siendo rey; donde muchos dicen algo para provocar, el arte sigue provocando para decir algo.

MARDUK – «Fuck Me Jesus», demo reeditado en MCD (Osmose Productions).

La polémica suscitada en Colombia por cuenta de un concejal de Bogotá, que además ha sido pastor evangélico, anunciando su intención de impedir que la banda sueca MARDUK se presente en Colombia ha evidenciado que un segmento considerable d ela población colombiana, de manera más impulsiva que racional, sigue moviéndose entre el fanatismo y la ignorancia. Pero más allá de lo ridículo que parezca a primera vista el hecho que en pleno siglo XXI sigan intentándose poner un veto religioso y moral a una forma de arte y a la libertad de expresión, el asunto tiene mucho de trasfondo.

El argumento de los partidarios de Marco Fidel Ramírez, autoproclamado “concejal de la familia” (un político y activista cristiano reconocido por su defensa de valores morales cristianos con posturas tan extremas como las letras e imagen de la banda que dice atacar) consiste en que las letras e imágenes de la banda “ofenden” la fe de los creyentes en Jesucristo, y que van en contra de la identidad nacional (lo que sea que esto signifique).

Sabedores que no es la primera vez que MARDUK viene a Colombia, y que tampoco es la primera banda internacional de este género visita al país, los activistas de este partido cristiano dicen estar “cansados de tanta ofensa”, exigiendo “respeto” por parte del metal en general y del black metal en particular. Obviamente, todo esto se antoja más como oportunismo político para llamar la atención, ganar publicidad y captar capital político ya sea para desviar el escrutinio al que se ha visto sometida vida personal (los tweets y opiniones del concejal son harto incompatibles con el mensaje de amor que dice difundir el cristianismo) o bien pensando en las próximas elecciones de 2019. Sea como fuere, hay un pequeño pero importante a tener en cuenta.

PENSADO PARA PROVOCAR

En su libro «The Command to Look: A Master’s Method to Controll the Human Gaze» (La orden de mirar: Un método fotográfico infalible para controlar la mirada humana), el fotógrafo William Mortensen plantea que, para captar la atención del observador, una imagen debe tener uno de estos tres elementos: sexo, emoción y asombro; un desndo te obliga a mirar esa foto, una imagen que inspire ternura o repulsa te obliga a mirarla y una imagen que te impacte, fascina y te obliga a mirar. Y eso te pasó con la carátula de «Fuck Me Jesus» la primera vez que la viste, ¿verdad?

Desde sus mismas raíces, el black metal no ha sido ofensivo, sino ofensor. Si bien había cierto aire burlón en los primeros álbumes de VENOM, con imágenes fuertes y letras pensadas para generar risas entre sus seguidores y repulsa y escándalo en sus eventuales detractores, poco a poco la imagen y el mensaje de esta especie musical logró visos y connotaciones más extremas, acogiendo en sus filas a personas para quienes el arte no bastaba para sublimar su pulsión de muerte y pasaban de la metáfora a la acción: las profanaciones de tumbas y quemas de iglesias pasaron de la fantasía de las letras a la realidad de los titulares de prensa y prontuarios delictivos. En un sistema creado para perpetuarse a sí mismo, el black metal llevaba las de perder, por lo que replanteó su estrategia.

MARDUK – «Panzer Division Marduk» (Osmose Productions, 1999)

Lo visual se volvió cada vez más grotesco e impactante, las letras más extremas y radicales, las posturas y declaraciones más atrevidas y chocantes; en todas partes del mudno, como si lo inconsciente colectivo y el arquetipo de Mefistófeles se hubiera apoderado de ellos, las bandas adoptaban un aire cada vez más serio y solemne pero su lengua mordaz y su estética pensada para causar repulsa se encargaba de atraer curiosos y ahuyentar espíritus hipersensibles. El filtro funcionó a las mil maravillas y el black metal siguió haciendo lo suyo, hasta que dejó de atraer la atención sobre sí y se convirtió en un paisaje más, siendo absorbido por la cultura popular… hasta el ravivamiento de la moralina mental.

La irrupción musulmana que comenzó poco a poco en Europa y Estados Unidos luego del 11 de septiembre de 2001 y que en los últimos años se ha intensificado por la situación cada vez más crítica del Medio Oriente, hizo que las bandas europeas y norteamericanas de black metal hicieran del Islam su nuevo objetivo, de su doctrina su nuevo blanco de ataques y de sus íconos una nueva oportunidad para blasfemar.

Hoest, de TAAKE, mostrando su devoción por el Islam

La afición de MARDUK por temáticas históricas, especialmente las relacionadas con la Segunda Guerra Mundial, les ha ganado odios y acusaciones por parte de grupos antifa y una que otra cancelación de conciertos en Estados Unidos. Pero no puede desconocerse que Occidente sigue siendo mayormente cristiano, por lo que el ataque contra el dogma cristiano ha seguido inamovible en algunas bandas… y MARDUK no es la excepción. Aplicando la vieja máxima de «Conoce tu enemigo», Steinmeyer Håkansson, líder de la banda sueca, se las ha ingeniado durante 28 años para salir con formas cada vez más novedosas y divertidas de provocar a sus rivales ideológicos… con tan buena suerte que su propuesta ha llegado a su objetivo principal: los cristianos.

MORALINA PARA TODOS

La acción legal emprendida en Colombia por el concejal Marco Fidel y el revuelo en medios de comunicación ha generado una publicidad y un cubrimiento que ninguna otra banda de heavy metal había recibido en Colombia. Ni siquiera Iron Maiden en 2007. Ni siquiera Metallica en 1999. Lo más parecido, ironías de la vida, fue cuando METALLICA lanzó su video Until It Sleeps y en Colombia se formó una polémica porque en el video “ultrajaban a Jesucristo” y los cristianos se sentían “ofendidos” (¿dónde habré escuchado esto antes?) pero claro, elhecho que el video fuese una representación de un popular cuadro medieval les importó muy poco.

La “denuncia” hecha por el concejal ha dado para todo: desde debates radiales a nivel nacional, notas en canales de televisión nacional pública y privada y en los medios escritos más importantes de Colombia. Y gracias a la magia de la edición, se hizo un video promocional del concierto que ha recibido miles de reproducciones en cuestión de días… y el video de la denuncia, miles más.

Sin embargo, el asunto no es para tomárselo a la ligera ni para subestimar el poder que tienen este tipo de movimientos en nuestro país, y que puede surgir en otros países del continente. Contrario a lo que prefiera creerse, este no es un caso aislado; Guatemala es otro ejemplo de acciones legales concretas para impedir la presentación de MARDUK y los movimientos cristianos están actuando de manera coordinada.

Si la acción de tutela presentada por el concejal de marras falla a su favor, esto no sólo sería un ataque frontal contra la libertad de expresión un derecho que sólo es condicionado en las dictaduras, sino que sería retroceso de décadas en un Estado que dice ser laico y donde los gobernantes hace años dejaron de ser rectores d ela moral de sus gobernados. Además, abriría la puerta para que se vetaran otros conciertos internacionales en Colombia… y luego irían tras el talento local. La consecuencia lógica sería la pretensión de imponer un único modelo, una única manera de pensar, un único modo de ser, obrar y actuar. La cacería de brujas está a la vuelta de la esquina, y a nadie parece importarle.

Como punto adicional, los activistas cristianos piden, exigen, “respeto” y que el black metal deje de ser ofensivo y cese sus ataques contra el cristianismo. Para algunos es una petición/demanda razonable, pero dicha exigencia desconoce la naturaleza y la esencia del black metal

SI NO OFENDE, ALGO FALLA

Toda forma de arte ha de generar una reacción más allá del simple entretenimiento. Si el arte no ofende, no impacta, no genera una fuerte reacción emocional en quien lo ve y quien lo contempla, algo no se está haciendo bien. Y el black metal no se va por las ramas, ni sus exponentes andan por el mundo justificándose ni dando explicaciones sobre lo que hacen.

CRADLE OF FILTH – Vestal Masturbation (1994)

Sí, es ofensor. Sí, es ofensivo. Sí, quiere provocarte… ¡y lo está logrando! Sí, es blasfemo. Sí, es satánico. Porque en eso consiste, precisamente, la transvaloración de todos los valores. Así se acaba con los ídolos. Así se atacan las vacas sagradas del modelo social imperante. Así se filosofa con el martillo.

Así ha sido a lo largo de la historia; desde tu señor Jesucristo que llamó ‘sepulcros blanqueados’ a los líderes religiosos de su tiempo y su acto de rebeldía le valió ser crucificado para que tú le utilices para tus propios fines, hasta Giordano Bruno y Savoranola que murieron en la hoguera después de haber servido con su sotana a la causa de una institución corrupta, precisamente por alzarse contra esa doctrina esclavizante. Así lo hizo Baudelaire cuando invocó a Satán bajo el Árbol del Conocimiento, Giosué Carducci haciendo loas al señor de los avernos con su Inno a Satana, celebrando al rey del convite con libaciones de licor, comida en abundancia y lujuriosa voluptuosidad. Así lo hizo Nietzsche con «Lo Anticristo» y lo hace Fernando Vallejo cuando llama puta a la Gran Puta.

IMPALED NAZARENE & BEHERIT – «Day of Darkness Live» (1991).

Así lo hicieron Picasso, Dalí, Débora Arango, Fernando Botero, Rodin, Da Vinci, Miguel Ángel, De Sade… y así seguirá, siendo radical. Porque otra acepción del término “radical” significa “irse a extremos rompiendo límites, esquemas y paradigmas, y porque la función del arte es remover conciencias, sacarte de tu zona de confort e incomodarte recordándote que hay una realidad más allá de lo que te imaginas, una realidad que quisieras negar y qe prefieres ignorar, ¡hipócrita!

¿Quieres respeto? ¡Ganátelo!

¿Reclamas tu derecho a no ser ofendido? Para encontrar la verdad, hay que correr el riesgo de ser ofensivo.

¿Te ofendes fácilmente? ¡Nadie te obliga a mirar! ¡Nadie te obliga a escuchar!

¿Sigues ofendido? Tanto mejor. Esto no es para ti. Y estamos mejor si ti.

REFLEXIÓN ADICIONAL

¿Por qué el ataque a MARDUK y no, digamos, hacia CANNIBAL CORPSE y sus “letras misóginas” o NAPALM DEATH y sus “letras mamertas”, o MASACRE y sus “letras que glorifican la violencia” o TAAKE (tanto o más blasfema que MARDUK)? ¿Dónde está la cosecha local que ha demostrado talento de sobra para blasfemar? ¿Este concejal habrá leído las letras de PRESAGIO, NEBIROS, MALEFICARUM, WITCHTRAP, LUCIFERIAN, PURULENT, THY ANTICHRIST, NO MERCY, BESTIALIZED, HORNCROWNED, DANTALIAN, INFERNAL, DARK WISDOM, CABRA NEGRA, OCCULTUS, UTUK XUL, IGNIS HAERETICUM?

Be Sociable, Share!

6 pensamientos en “¿Te ofendiste? ¡JÓDETE!

  1. Exacto. No es para tomárselo a la ligera ya que el fanatismo ignorante es capaz de acumular grandes cantidades de seguidores dispuestos a invertir más tiempo del que de otra manera jamás invertirían.

  2. Tanta gente haciendo buenos análisis y dando un enfoque bien estructurado del tema y al debate en La W llevaron aun metalero muy metalero pero que no tenía nada preparado ni bien argumentado para hablar, nos hizo quedar mal a todos.

  3. Si ellos atentan con nosotros que debemos agachar la cabeza asi comiensan una guerra cristianos… ignorantes dejen de ablar mierda y callense quieren diemos para que se callen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *